Chapman era conocido en el mundo LGBT por inyectarse silicona líquida en los genitales y presumirlo en redes como si fuera un logro.

Recientemente se dio a conocer que Jack Chapman, un joven de 28 años, murió por aumentar el tamaño de sus genitales para satisfacer el extraño fetiche de su pareja Dylan Hafertepen.

La víctima mejor conocido como “Tunk” era de origen australiano residente de Seattle y formaba parte de una comunidad gay en el noroeste de Estados Unidos en la que frecuentemente practicaba juegos sadomasoquistas donde él era el “ciervo”.

Chapman era conocido en el mundo LGBT por inyectarse silicona líquida en los genitales y presumirlo en redes como si fuera un logro.

Sin embargo, dichas inyecciones son sumamente peligrosas y pueden conducir a la acumulación de líquido y al sangrado de los pulmones, tal y como le ocurrió a él.

El certificado de defunción Chapman dice “Síndrome de inyección de silicona” como una de las cuatro causas de muerte, así como tres problemas relacionados con los pulmones.

¿Qué te parece?