No podía ser de otra manera. Bajo un fuerte equipo de seguridad, Emma Coronel Aispuro, esposa de Joaquín el “Chapo” Guzmán, llegó a la corte con un atuendo digno de una Kardashian. Abrigo negro, pantalones ajustados y un gran tacón. Pese a la lluvia y la baja temperatura, la ex reina de belleza no perdió el estilo.

Como si se tratara de una celebridad, los fotógrafos siguieron todo el camino de Coronel hasta la puerta de los juzgados, y retrataron cada aspecto de la joven.

Ya dentro de la corte, Coronel y su esposo no pudieron abrazarse o hablar, pues el juez federal Brian Cogan considera que el Chapo puede escapar u ordenar ataques contra testigos que colaboran con el gobierno. Así que la petición de Emma fue denegada.

El proceso, que durará más de cuatro meses, el jurado deberá decidir si el Chapo, de 61 años, considerado el mayor narcotraficante del mundo tras la muerte del colombiano Pablo Escobar, es culpable o no de 11 delitos de tráfico y distribución de droga, posesión de armas y lavado de dinero.

Con información de Excélsior

¿Qué te parece?