El próximo 14 de noviembre se conmemorará el Día Mundial de la Diabetes

México a 8 de noviembre de 2018.- Bajo el lema “La diabetes concierne a todas las familias”, el próximo 14 de noviembre se conmemorará el Día Mundial de la Diabetes. Por ello, la Alianza global entre Boehringer Ingelheim y Eli Lilly (BI-Lilly) se suma a esta iniciativa con el movimiento #ParaSuDulceCorazón, que insta a quienes viven con diabetes mellitus tipo 2 a conocer su riesgo cardiovascular y a tomar acciones para reducirlo, pues aun cuando es el principal motivo de consulta externa, hospitalización, discapacidad y muerte prematura en esta población, puede evitarse con un tratamiento adecuado.

De esta manera, #ParaSuDulceCorazón hace un llamado a la acción para que los pacientes con diabetes tipo 2 (DM2), con apoyo de sus familiares, participen en el bienestar de su corazón mediante pequeños cambios en el estilo de vida, como dejar de fumar, llevar un correcto plan de alimentación, ejercitarse, monitorear constantemente su presión arterial y azúcar (glucosa) en sangre y, sobre todo, no abandonar los medicamentos prescritos por su médico.

El Dr. Christian Valencia Pineda, Director Médico de Boehringer Ingelheim México, dijo que el movimiento #ParaSuDulceCorazón es difundido a nivel nacional a través de una estrategia digital a la que se solidarizaron tanto la reconocida nutrióloga Fernanda Alvarado (www.biencomer.com.mx y @BienComerMX) como la Federación Mexicana de Diabetes, A.C (www.fmdiabetes.org, @fmdiabetes y @fedmexdiabetes), a fin de llevar el mensaje de generar conciencia sobre el impacto que tiene la DM2 y promover el papel que juega la familia y su red de apoyo en su conocimiento, prevención y manejo.

Asimismo, invitó a los pacientes, familiares, comunidad médica y público en general a las actividades que la Alianza BI-Lilly realizará en el marco de la celebración del Día Mundial de la Diabetes 2018, la cual es organizada por la Secretaría de Salud de la Ciudad de México y la Federación Mexicana de Diabetes, A.C. Durante el evento, que se llevará a cabo el domingo 11 de noviembre, de 9:00 a 13:00 hrs., en la Plaza Tlaxcoaque (Fray Servando Teresa de Mier, Colonia Centro, Ciudad de México), habrá talleres, pláticas e información sobre cómo prevenir y cuidar la diabetes, además de que se formará con los asistentes el Círculo Azul, cuyo color representa al cielo que une a todas las naciones como símbolo de la vida y la salud.

Señaló también que para la Alianza Boehringer Ingelheim – Eli Lilly es esencial fomentar acciones que impacten de manera positiva en la población, ya que cada año millones de hombres y mujeres son amenazados por la epidemia de diabetes, la cual compromete la economía de los países, conduce a las familias a la pobreza y limita el desarrollo humano. En el 2017 los costos globales para su tratamiento fueron de 727 mil millones de dólares, de los cuales 19 millones de dólares correspondieron al gasto sanitario realizado en México para su atención[iii].

Y es que el acelerado crecimiento de la mancha urbana, sedentarismo y obesidad, entre otros factores, son responsables de que esta condición afecte actualmente a 425 millones de personas en el mundo[iv], de las cuales 90% de los casos son por DM2[v] y, si no se hace nada para detenerla, podría llegar a los 693 millones para el 20454. Desafortunadamente, 1 de cada 2 adultos no saben que tienen la enfermedad[vi], mientras que 75% de quienes viven con ella no logran controlarla con las terapias actuales[vii],[viii].

“Esto es muy peligroso porque una diabetes no detectada o mal controlada puede acabar en amputación de los miembros inferiores, ceguera, insuficiencia renal y, principalmente, en problemas cardiovasculares[ix]. De hecho, quienes viven con DM2 tienen de 2 a 4 veces más probabilidades de sufrir un infarto agudo al miocardio, un accidente cerebrovascular o insuficiencia arterial periférica en comparación con alguien que no la padece[x]”, agregó el especialista.

Pero, ¿cuál es la conexión entre la diabetes y las enfermedades cardiovasculares? Al respecto, explicó que tener niveles persistentemente altos de azúcar en sangre (hiperglucemia) daña gradualmente los vasos sanguíneos haciendo que estos se endurezcan o estrechen, lo que provoca acumulación (placa) de grasas, colesterol, calcio y otras sustancias en las paredes de las arterias del cuerpo. A este proceso se le conoce como ateroesclerosis.

“A menudo la aterosclerosis no presenta síntomas hasta que la placa se desprende u obstruye la irrigación sanguínea. Si el flujo de sangre que llega al músculo cardiaco es reducido o bloqueado, se produce un infarto al corazón; si esto ocurre en el cerebro se hablará de un infarto cerebral y, si pasa en las piernas, brazos o pelvis, se denominará enfermedad arterial periférica[xi]”, explicó por su parte la Dra. Sonia Citlalli Juárez Comboni, líder del área Cardiometabólica de Boehringer Ingelheim México.

Estas enfermedades no sólo puede reducir hasta en 12 años la esperanza de vida[xii], sino que también causan más del 50% de todos los decesos por diabetes tipo 2[xiii], de modo que la recomendación es que las personas con diabetes tengan una valoración de rutina de su riesgo cardiovascular y, en caso de que éste sea muy alto, deben preguntar a su médico cuáles son las opciones de tratamiento que pueden ayudarlos a cuidar su corazón.

En ese sentido, la doctora destacó que desde el año pasado la Alianza BI-Lilly lanzó a nivel mundial un antidiabético oral (un iSGLT2 de última generación) que, además de controlar los niveles de azúcar en la sangre en adultos con DM2, disminuye la mortalidad de origen cardiovascular[xiv]. “Hasta la fecha, ninguna terapia había sido capaz de proteger el corazón de los pacientes con una implicación pronóstica, económica y sanitaria de primera magnitud, por lo que se sitúa en una posición privilegiada y única frente al resto de los antidiabéticos orales”.

Sostuvo que este medicamento ha sido tan bien valorado, que hace poco la COFEPRIS aprobó su comercialización en combinación con otro antidiabético oral, un iDPP-4 de nueva generación, también desarrollado por la Alianza. Los dos mecanismos de acción, en una sola tableta, ofrecen un mayor control glucémico cuando el uso de metformina no ha sido suficiente; o bien, cuando el paciente, pese a estar en tratamiento, sigue presentando hiperglucemia[xv].

“Con estos nuevos antidiabéticos orales, que deben ser prescritos por el médico, queremos ayudar a los cerca de 12 millones de mexicanos, entre 20 y 79 años de edad, con diabetes mellitus tipo 2[xvi], a mejorar su control glucémico para evitar un infarto cardiaco o cerebral[xvii], pues a pesar de la estrecha relación entre ambos padecimientos, 80% lo desconoce[xviii]”, apuntó la especialista en endocrinología.

Finalmente, ambos profesionales recordaron que el Día Mundial de la Diabetes es una excelente oportunidad para que quienes viven con esta condición tomen acciones para cuidar su corazón y el de sus seres queridos. “Una forma de hacerlo es apoyar el movimiento #ParaSuDulceCorazón usando el hashtag en redes sociales y el marco del círculo azul en solidaridad con las actividades que se realizarán durante su conmemoración. La idea es que cada persona que tenga un familiar, amigo o conocido con DM2 le hable sobre la relación que existe entre su enfermedad y el riesgo cardiovascular, animándolo a visitar a un médico para evitar complicaciones futuras, garantizar que la diabetes no dañe su corazón y que éste siga latiendo por muchos años más”.

Anuncios

¿Qué te parece?