Los hechos han indignado a la sociedad de México, que exige justicia por la muerte del menor.

Un niño de 8 años ha muerto en la ciudad de Saltillo (Coahuila, México) tras ahogarse con su saliva después de que su padre lo obligara a comer sus propios excrementos, reporta el diario local Vanguardia.

El suceso tuvo lugar el pasado 25 de octubre, cuando el progenitor y la madrastra trasladaron al menor a una estación de Bomberos, donde los paramédicos confirmaron el fallecimiento y dieron parte a la Fiscalía General del Estado.

Uno de los hermanos de la víctima declaró que su padre y su mujer los maltrataban y los tenían en abandono, pero la familia de la madre de los niños señaló al reportero que dio a conocer el caso que desconocía las condiciones inhumanas en las que vivían.

En cualquier caso, los familiares de Yahir exigen que se haga justicia, debido a que la autoridades detuvieron al sospechoso, pero lo liberaron poco después.

Por el momento, la Procuraduría de Niños, Niñas y la Familia de Coahuila mantiene en resguardo a los tres hermanos del finado.

Redacción RT

Anuncios

¿Qué te parece?