Según la tradición, el anillo de compromiso representa el inicio del pacto de amor más grande que harás con tu pareja.

Sin embargo, según muchas mujeres (y hombres), se trata de la oportunidad perfecta de presumir el poder adquisitvo de tu pareja.

El tamaño es lo único que importa y entre más grande mejor.

Así que, ¿qué pasa cuando el anillo de compromiso no cumple con tus altísimas expectativas?

Quejarte en Internet definitivamente no debería de ser tu respuesta.

Y eso fue lo que hizo recientemente una mujer que trató avergonzar a su prometido en redes, después de haberla decepcionado con un diamante “demasiado pequeño”.

En una publicación anónima en el foro MumsNet , ella se quejó de lo 1,674 dólares (más o menos 31,337 pesos) que costó su sortija e incluso publicó el ticket de compra.

“DP me propuso matrimonio y me dio un anillo que él escogió, un diamante solitario en oro blanco. Estaba muy feliz y emocionada de aceptar, pero me decepcionó ver el anillo. La primera palabra que vino a mi cabeza fue ‘pequeño'”, narra la mujer en su publicación.

Además, aseguró que su prometido gana muy bien y que suele ser generoso, así que no comprende por qué le dio un anillo “barato” y pequeño”.

Sin embargo, esta usuaria que buscaba apoyo y comprensión en el foro, solo recibió críticas.

La mayoría de quienes le respondieron en el foro de MumsNet se le fueron encima y condenaron a la mujer por su materialismo, y mostraron más preocupación por el futuro que le esperaría al hombre al lado de una mujer así.

“Mi anillo es de la app Wish, costó 25 dólares. No me importa. Nuestro amor es más importante que el costo de un anillo”

“Si el gana un número de seis cifras (como dices) quizá te compró un anillo pequeño para probarte y asegurarse de que no se casaría con una materialista buscadora de oro. Parece que no pasaste la prueba”

“Mereces morir sola por sera una prometida materialista y superficial”

“Un anillo no hace un buen matrimonio, el trabajo duro sí. He estado casada por más de 40 años y no tengo un anillo de diamante. Nunca quise uno. Siempre he pensado que es un desperdicio de dinero y ¿adivina qué? ¡Soy muy feliz”!

Fuente: Excélsior

Anuncios

¿Qué te parece?