Aunque posteriormente representantes de la compañía contactaron con ella para resolver el problema, Balal prometió que su familia “jamás volverá a volar con United.

CIUDAD DE MÉXICO- Tomar un vuelo y viajar a otro lugar del mundo es todo un reto, no sólo por el idioma, las tradiciones o la comida exótica, sino por lo que pueda ocurrir durante el trayecto.

Desde compañeros de asiento ruidosos y molestos hasta azafatas groseras y maleducadas.

Recientemente se dio a conocer que durante un vuelo de Sídney (Australia) a San Francisco (Estados Unidos), una pasajera que viajaba con su marido y su hijo de ocho meses fue ‘regañada’ por una asistente de vuelo luego de que su pequeño comenzara a llorar.

Según contó Krupa Patel Balal, la madre, a la cadena KTVU-TV, a los cinco minutos la empleada se les acercó y les gritó que el ‘llanto continuo infringía las normas de la aerolínea’.

2013049

Me dijo que en el libro de reglas no se permite que los bebés lloren más de cinco minutos”, escribió Balal en Facebook.

La mujer mencionó que pagó 28, 99 dólares por utilizar el wifi de la cabina para compartir su experiencia negativa en tiempo real.

En una publicación de Facebook que posteriormente fue eliminada la afectada explicó que había tratado de calmar a su bebé pero no lo había logrado.

Al poco tiempo, se les aproximó el capitán y les pidió disculpas por la desagradable situación que habían vivido.

Aunque posteriormente representantes de la compañía contactaron con ella para resolver el problema, Balal prometió que su familia “jamás volverá a volar con United”.

EXCELSIOR

Anuncios

¿Qué te parece?