El Observatorio de Participación Política de las Mujeres en el Estado de México, orienta sobre los derechos político-electorales de las mujeres, también sobre la igualdad de oportunidades y la paridad entre hombres y mujeres para tener acceso a puestos de elección popular.

La Unidad de Género y Erradicación de la Violencia del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) hace un llamado para que las servidoras y servidores públicos electorales, así como a quienes ocupan un cargo de elección popular y a la ciudadanía en general a sumarse a la campaña de la Organización de Naciones Unidas para erradicar la violencia contra las mujeres: UNETE, que ha proclamado los días 25 de cada mes como “Día Naranja”.

El objetivo es realizar estrategias para prevenir la violencia contra las mujeres y niñas en el mundo y como parte de esas acciones, el órgano electoral mantiene una estrecha relación con el Consejo Estatal de la Mujer y Bienestar Social (CEMyBS), el Tribunal Electoral del Estado de México (TEEM), además de contar con el apoyo y acompañamiento del Instituto Nacional de las Mujeres, dichas instituciones impulsan y desarrollan el Observatorio de Participación Política de las Mujeres en el Estado de México.

A través de esta propuesta, cuya información se puede consultar en www.ieem.org.mx/observatorio_2017/ se orienta sobre los derechos político-electorales de las mujeres, también sobre la igualdad de oportunidades y la paridad entre hombres y mujeres para tener acceso a puestos de elección popular.

Aunado a lo anterior, se han creado dípticos informativos que contienen aspectos tales como ¿qué es y qué hacer en caso de violencia política contra las mujeres?, características que la conforman, a qué institución acudir en caso de violencia e información adicional sobre instituciones que ofrecen asesoría al respecto.

Así, de acuerdo con el documento, la violencia política contra las mujeres comprende todas aquellas acciones y omisiones, (incluida tolerancia) que, basadas en elementos de género y dadas en el marco del ejercicio de los derechos político-electorales, tenga por objeto o por resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce y/o ejercicio de los derechos políticos o de las prerrogativas inherentes a un cargo público.

También se explica que puede hablarse de violencia política hacia las mujeres con elementos de género cuando se dirige a ella sólo por ser mujer; y cuando se tiene un impacto diferenciado en las mujeres o les afecta desproporcionadamente, en comparación con los hombres.

A su vez, las formas o tipos de violencia pueden ser física, psicológica, simbólica, patrimonial, económica, feminicida, sexual y moral; y puede ir dirigida a una o varias mujeres, a familiares o personas cercanas a la víctima, a un grupo de personas o la comunidad. Además, puede tener lugar en cualquier esfera política, económica, social, cultural, civil, dentro de la familia, unidad doméstica o de cualquier relación interpersonal y también en la comunidad que incluye tanto el ámbito público y privado.

De esa manera se busca promover la participación política de las mujeres e impulsar su incorporación en espacios de toma de decisiones, a través de la generación de información.

Anuncios

¿Qué te parece?