Como lo había adelantado “no llegó” a su destino por que el avión en el que viajaría tuvo un retraso de cinco horas

Andrés Manuel López Obrador, presidente electo, tuvo un retraso de cinco horas del vuelo de Viva Aerobus que lo llevaría de Huatulco, Oaxaca a la Ciudad de México.

Dijo a los reporteros que “no por esto voy a cambiar de opinión, no me voy a subir al avión presidencial. Me da pena, se me caería la cara de vergüenza, en un país con tanta pobreza”.

Al ser abordado en su asiento en el avión antes de bajar, señaló: “además estoy aquí con ustedes platicando, son ustedes muy solidarios”.

Añadió que poder es humildad, y solo tiene sentido y se convierte en virtud cuando está al servicio de los demás. “Entonces nada, “Entonces nada de fantocherías, se acabó ya el que haya políticos fanfarrones, prepotentes, fantoches”.

Con información de Notimex

Anuncios

¿Qué te parece?