El metal más caro del mundo no es el oro, ni la plata, sino el inestable rodio.

El metal más caro del mundo, actualmente, es el rodio. Este metal, descubierto en 1803 por el químico y físico William Hyde Wollaston, se utiliza en distintos componentes automovilísticos, en productos de óptica y en aleaciones con otros metales.

¿Pero por qué es tan caro?

El rodio tiene un precio altamente variable en el mercado internacional. En los últimos dos años, por ejemplo, su precio ha experimentado un crecimiento espectacular del 265% y analistas dicen que podría seguir aumentando. Solamente este año el rodio ha aumentado su precio en un 37,7%. Sin embargo, este raro metal precioso llegó a costar, hace una década, 10 mil dólares por cada 28 gramos (una onza); luego bajó a mil dólares por cada 28 gramos en un año y cayó hasta un mínimo de 639 dólares la onza en 2016. Actualmente, cuesta 2 mil 350 dólares la onza.

El rodio tiene distintas propiedades que lo han vuelto esencial para ciertas industrias. En primer lugar, es un gran conductor de electricidad por lo que tiene varias aplicaciones en electrónica. En segundo lugar es extremadamente resistente a la corrosión. También, es un material altamente reflejante que tiene diversas aplicaciones en la óptica. Finalmente, el rodio es muy codiciado por la industria automotriz y en la industria espacial por su capacidad para disminuir emisiones tóxicas en los catalizadores de gasolina.

Las fluctuaciones tan extremas en el precio de este metal vuelven locos a los economistas. Las complejas razones de estos cambios se deben a diferentes factores. La razón principal de los cambios en el precio de este metal precioso es que no existen minas para extraerlo. El rodio se encuentra en minas de platino (sobre todo en Sudáfrica y Rusia) y, como el precio del platino ha disminuido, estas minas también han disminuido su producción.

Como no existen las minas de rodio, no hay un mercado de futuros y hay una limitada cantidad de rodio puro en el mundo, muy pocos inversionistas quieren participar en este negocio complejo y variable.


Mientras tanto, la demanda de rodio ha aumentado considerablemente, sobre todo en grandes compradores como china. El rodio se utiliza, como ya mencionamos, para disminuir las emisiones de dióxido de carbono en automóviles y, gracias a las restricciones ambientales, su uso está siendo cada vez más expandido en la industria automotriz.

Estos factores encontrados hacen que el precio del rodio fluctúe tanto y que haya crecido desorbitadamente en los dos últimos años.

Anuncios

¿Qué te parece?