CIUDAD DE MÉXICO.- Aunque tiene el tono de melodrama, La casa de las flores no es una telenovela, sino la evolución de ésta, pues en lugar de captar a mujeres que lloran, las retrata poderosas e inteligentes, abandonando el discurso patriarcal de antaño, afirmó Cecilia Suárez.

La novela no se movió de lugar, permaneció en un formato que hace 30 o 40 años funcionaba, pero hoy se retoma con otro lenguaje y otras temáticas. El streaming llegó y le dijo: ‘Con permiso, porque tenemos otros temas que nos interesan más’”, opinó la actriz que interpreta a ‘Paulina de la Mora’ en esta serie de Netflix.

En entrevista destacó que el director Manolo Caro, a través de La casa de las flores, retoma el melodrama sin miedo, pero construyéndolo de una mejor manera, más real.

“Lo cual es digno de aplaudirse para un director de su generación, porque difícilmente se acercan al melodrama, pero él le metió humor negro para hacerlo en otra versión. Me encantó que se arriesgara, que averiguara y que pusiera a personajes fuertes de mujeres.

Porque, dijo, las protagonistas Virginia de la Mora (Verónica Castro), Elena de la Mora (Aislinn Derbez) y ella son “tridimensionales, poderosas, fuertes e inteligentes”.

“Salimos del discurso patriarcal que hundió a las telenovelas. Ya no queremos vernos llorando más, tampoco nos interesa ser vengadoras como los hombres. Hay que entender a la mujer y que se sienta realmente reflejada en historias contadas dignamente”.

El tono al hablar del personaje de Cecilia Suárez es bastante peculiar. Reveló que se inspiró en personas cercanas a ella y a Manolo Caro.

“En un llamado, el director y yo nos detuvimos, nos miramos a los ojos y dijimos: ‘Esto está pasando, ¿qué vamos a hacer?’. Me preguntó si lo parábamos aquí o lo llevábamos a más y fuimos a más. Fue una decisión riesgosa, pero nos aventamos”.

Resaltó que se trata de un homenaje de amor y cariño a las mujeres en quienes se inspiraron y cuya identidad no darán a conocer.

A lo largo de los 13 episodios, el público será testigo de casos de homosexualidad y transexualidad que procuran abordarse con naturalidad, lo cual también celebra la actriz.

“Esto es algo de lo que tuvo que hablar la telenovela hace varios años. Son cosas que suceden, que son normales y son parte de la vida. Al ser contadores de historias siempre debemos abarcar todos los colores, las tesituras y los tipos, porque eso es la vida”.

Se refirió al actor Darío Yazbek cuando su personaje Julián de la Mora revela a su familia que es gay.

“Sabemos que esta escena impactará a la gente joven que atraviesa por una situación así, seguramente se sentirán vistos y escuchados, lo cual me conmueve”, concluyó.

Elvira, te daría mi vida pero la estoy usando (2015), No sé si cortarme las venas o dejármelas largas (2013) Perfectos desconocidos y La casa de las flores son algunas de las producciones en las que Cecilia Suárez ha colaborado al lado de Manolo Caro, por lo que dijo no tener inconveniente en continuar siendo su musa.

EXCELSIOR

Anuncios

¿Qué te parece?