Dicen que una vez que te haces el primer tatuaje se convierte en obsesión, eso no está comprobado pero es verdad que a últimos años los amantes de la tinta regresan al estudio con más frecuencia que antes.

Aunque para algunos sólo de trata de tinta en el cuerpo para otros el significado es mucho más profundo.

Tal es el caso de Adam Curlykale, un joven oriundo de Kalingrado, Rusia, que utilizó su piel como lienzo luego de sufrir un grave cáncer en el intestino grueso que lo dejó con secuelas físicas. Según él, su piel quedó pálida y con un aspecto ‘enfermizo’.

Como su físico no le gustaba, decidió comenzar a tatuarse, una pasión que en pocos años llevó al extremo.

Y es que aunque no lo creas, el hombre de 32 años años, tiene el 90 por ciento de su cuerpo tatuado, no con diseños, sino con sólo color negro.

Sin embargo, eso no es lo insólito, sino que recientemente Curlykale decidió someterse a una cirugía extrema para extirparse los genitales y los pezones, no por enfermedad, sino por ‘amor al arte’.

El ruso no quería que hubiera partes de su cuerpo sin cubrir de tinta y viajó a Guadalajara acompañado de su novia, la modelo transexual, Verónica Blades, para que médicos especializados le quitaran su pene, testículos y pezones.

La vida es tan corta que ya dejé de pensar qué pasará mañana. La vida es aquí y ahora”, declaró en sus redes sociales.

Blades aprovechó el viaje para quitarse algunas costillas.

Ahora Adam se identifica a sí mismo como ‘Nullo’, término que es una abreviación de ‘nulificación genital’ y describe a las personas que no sienten la necesidad de tener genitales.

Con información de Excelsior

Anuncios

¿Qué te parece?