Exposición al polvo, polen, rayos solares o cambios estacionales son los principales factores de riesgo

La conjuntivitis se refiere a la inflamación de la conjuntiva, una membrana transparente que cubre la parte interna de los párpados y llega hasta la córnea.

El doctor Francisco Javier Flores Gutiérrez, médico familiar de la Unidad de Medicina Familiar No. 248 de la Delegación Estado de México Poniente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), explicó que dicha membrana produce lagrimeo y mucosidad constante a fin de mantener la hidratación ocular.

Ojo rojo, secreción y lagrimeo excesivos, sensación de cuerpo extraño, son algunos de los síntomas más frecuentes además de tratarse de un padecimiento esporádico que desaparece por sí solo aunque requiere de una higiene adecuada para evitar complicaciones.

Resaltó que a nivel ocular es un padecimiento muy frecuente que afecta de igual manera a niños, jóvenes y adultos, algunos factores que lo condicionan son el contacto con el polvo, polen o la exposición a los rayos solares.

Asimismo indicó que quienes por cuestiones laborales manipulan sustancias químicas pueden contraerla si no utilizan el equipo de protección adecuado. A nivel preventivo es importante considerar las medidas higiénicas, una de las más importantes, el lavado de manos, ya que el constante contacto con agentes como virus, bacterias pueden condicionar la inflamación y resequedad del ojo.

Algunos tipos de conjuntivitis dependiendo de las causas, requieren e tratamiento a través de medicamentos antiinflamatorios, antibióticos los cuales deben ser prescritos por un especialista.

Finalmente destacó que la automedicación es un factor que puede desencadenar algún otro tipo de infección y derivar en complicaciones severas por lo que invitó a la población a acercarse con su médico en caso de presentar los síntomas ya mencionados.

Anuncios

¿Qué te parece?