Sin embargo el autor de este aberrante crimen no puede ser sancionado por ser menor de edad ya que las leyes lo protegen

Para “desquitarse” del fuerte regaño y agresión con un cinturón que le propinó su tío, un niño de 12 años fraguó y llevó a cabo el crimen de su primita de apenas 9 años.

Los trágicos hechos ocurrieron el pasado martes 10 de Julio en el rancho “El Centenario”, a unos 20 kilómetros del poblado Navíos, ubicado por la carretera libre a Mazatlán.

Ese día, la niña Yamilet, de 9 años, y su primo de 12 años, salieron supuestamente al río para pescar y horas después regresó solo el menor, por lo que los padres y otros familiares comenzaron a buscarla, al tiempo que daban parte a las autoridades locales.

El menor sólo dijo que su primita se había regresado sola antes que él y que no sabía dónde estaba, incluso participó en la búsqueda toda esa tarde y la noche.

Fue la mañana del miércoles 11 cuando dentro de una casa abandonada, y tapada con ramas, encontraron el cuerpo sin vida de la pequeña con huellas de golpes, por lo que tras el hallazgo de dio parte a la Fiscalía General del
Estado (FGE), para que diera inicio a las investigaciones.

Como el primo de la víctima se perfilaba como primer sospechoso, el caso se manejó de una manera especial y para no violentar sus derechos, incluso se platicó con él frente a una tía y una psicóloga, y aunque en un principio negó estar involucrado en la muerte de la menor, finalmente aceptó ante ésta última haber sido el autor del crimen.

El menor le platicó a la psicóloga que estaba muy molesto con su tío por el fuerte regaño y agresión con un cinto que le propinó días antes, por lo que desde entonces fraguó cómo vengarse y planeó matar su primita Yamilet, hija de su agresor.

Finalmente, fue el martes 10 de julio cuando invitó a su primita al río; aunque le dijo que irían a pescar, la realidad era que su propósito era matarla, y así lo hizo: con piedras la golpeó hasta privar la de la vida y luego ocultó el cadáver en una casa abandonada.

Aunque por este aberrante crimen tal vez muchos desearían que al responsable le dieran un fuerte castigo, la realidad es que por ser menor de edad la ley lo protege, es decir, es inimputable, en otras palabras, no puede ser sancionado

Redacción: La Policiaca

Advertisements
Anuncios

¿Qué te parece?