CIUDAD DE MÉXICO.- Debido a que no derivó de una causa natural el derrumbe del volado de la Plaza Artz Pedregal, ocurrido ayer a las 11:10 horas, lo que se investiga es negligencia.

El jefe de gobierno, José Ramón Amieva, dijo que es “evidente que hubo negligencia, porque se cayó y se cayó por algo. Como no fue una causa natural, tenemos que investigar las causas humanas que pudieron haberlo generado, tanto de acción, como de omisión”.

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX)informó ayer que como parte de las primeras diligencias periciales en materia de arquitectura, de manera preliminar se establece que el daño ocurrió en la estructura de la zona nor-oriente, que comprende la fachada B y pasillo denominado cantiliver.

1962997

Lo anterior habría derivado de un sobrepeso que se originó en la terraza que se encuentra en el último nivel, donde estaba una jardinera perimetral; además, como indicios visibles, se detectó que cuatro trabes principales y secundarias no eran concordantes por placas deformadas y pernos degollados”, señaló en un comunicado.

La PGJCDMX mantiene asegurado el inmueble para continuar los peritajes correspondientes y se dará apertura a los trabajos de demolición a la Secretaría de Protección Civil para reabrir Periférico Sur.

En entrevista, Ulises Bautista, ingeniero arquitecto de la empresa MCM Telecom, aseguró que la causa del desplome fue la corrupción.

Lo que pasó en este edificio es que no se construyó con los materiales que obligaba el proyecto arquitectónico y estructural y ahí hubo corrupción en el proceso de construcción”, manifestó.

Descartó que la falla se originara por el diseño, “ningún ingeniero o arquitecto se atrevería a hacer un diseño que esté demasiado expuesto o sea riesgoso y menos si pasa por el tamiz del cálculo estructural”, indicó el ingeniero egresado del Instituto Politécnico Nacional.

Advertisements
Anuncios

¿Qué te parece?