Mona Al-Fares, dentista, subió a su auto antes de la medianoche, a la espera de que se levantara la prohibición para poder conducir por las calles de Jeddah con su esposo y sus hijos.

“Me siento sorprendida: ¿de verdad estoy manejando en mi país? Me siento feliz, aliviada. Me siento libre”, le dijo a CNN.

El paso, anunciado por primera vez en septiembre, libera a muchas mujeres de la necesidad de contratar a un conductor hombre para recorrer incluso pequeñas distancias, y permitirá a muchas otras integrarse a la fuerza laboral, desarrollar sus propios negocios y explorar el reino.

Contratar mujeres es una parte clave del ambicioso plan de Arabia Saudita para arreglar su economía, conocido como Visión 2030. La agenda de reformas es encabezada por el príncipe Mohammed bin Salman.

Para algunos, sin embargo, el júbilo de este domingo por lograr una libertad que costó ganar se verá atenuada por los arrestos del mes pasado contra varios activistas de derechos humanos, incluyendo algunos que tuvieron un papel importante en la lucha por el derecho de las mujeres a conducir.

Muchas otras restricciones sobre las mujeres permanecen bajo el sistema de guardianes varones, entre ellos el derecho al matrimonio, al trabajo y a viajar.

Mujeres y sus familias comenzaron a tuitear fotos y videos de mujeres manejando y celebrando el levantamiento de la prohibición.

cnn-arabia-2.jpg

Anuncios

¿Qué te parece?