Andrés Manuel Lopez Obrador espera que el gobierno cambie de parecer para que pueda cerrar su campaña electoral el 27 de junio

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- La lista de obstáculos a los actos proselitistas de Andrés Manuel López Obrador alcanzó hoy su mayor dimensión, luego de que el candidato presidencial denunciara que el gobierno capitalino le negó el uso del Zócalo para realizar su cierre de campaña.

Al concluir un acto en Tecámac, Estado de México, López Obrador explicó que su equipo hizo la solicitud para usar el Zócalo hace un mes, pero que el gobierno de la ciudad negó su autorización, por lo que ya revisan una segunda opción si los responsables no cambian de parecer.

Hoy lunes 4 de junio, el gobierno que encabeza José Ramón Amieva deberá resolver si facilita o no el uso del Zócalo para el cierre de campaña, en tanto que López Obrador llamó a esperar.

En los dos meses que van de la campaña presidencial, en diferentes partes del país, unos 17 actos masivos han sido obstaculizados, hostilizados y al menos tres han registrado intentos de sabotaje, atribuidos en todos los casos a gobiernos municipales emanados principalmente del PAN y el PRD.

El Zócalo capitalino es el espacio emblemático de las concentraciones políticas con especial relevancia para Andrés Manuel López Obrador, pues es ahí donde se han expresado sus principales muestras masivas de apoyo en momentos críticos de su trayectoria, desde el tabasqueño “Éxodo por la democracia” en 1994, hasta la fundación de Morena como partido político, pasando por los mítines contra el desafuero y los actos electorales de mayor relevancia en sus dos postulaciones anteriores en 2006 y 2012.

Advertisements
Anuncios

¿Qué te parece?