CARACAS.- Contra viento y marea, el gobierno de Nicolás Maduro llevó a cabo este domingo 20 las elecciones presidenciales en Venezuela. En las calles de Caracas, se observó baja participación en unos comicios rechazados por más de 80 países y por actores políticos, sociales, empresariales y religiosos de la nación sudamericana.

Para quienes rechazaron estas elecciones era previsible que el Consejo Nacional Electoral (CNE) venezolano anunciara la reelección de Maduro, dada las pocas garantías que ofrecía el proceso en cuanto a igualdad y transparencia.

A las 22:20 horas la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, emitió el primer boletín en el que dio por ganador a Nicolás Maduro con 5.823.728 votos (67%), mientras que a Henri Falcón le atribuyeron 1.820.552 (21%), seguido de Javier Bertucci con 925.042 (11%) y Reinaldo Quijada con 34.614 (0.4%) votos.

El anuncio lo hizo con el 92.6% de la transmisión de las actas lo que la hace una “tendencia irreversible”, dijo. La abstención, según los datos informados por Lucena, se ubicó en 54% y un total de 8.603.936 votos contabilizados hasta el momento del boletín.

Según el CNE, la abstención se ubicó en 54%. Este factor fue señalado anticipadamente por Falcón como el culpable de su derrota. “Si Maduro gana con un millón de votos será la abstención quien logre hacerlo presidente. Los demócratas somos más, y solo participando podemos demostrar que lo somos”, publicó en su cuenta Twitter el sábado.

En un recorrido realizado por Proceso en las calles de Caracas se puedo constatar la baja participación. Calles desoladas y centros electorales vacíos de unas elecciones presidenciales en las que la oposición no participó como coalición. El presidente Nicolás Maduro, candidato a la reelección, se enfrentó a Henri Falcón, Reinaldo Quijada y Javier Bertucci, los dos primeros salidos de la filas del chavismo y el último un pastor evangélico con un proceso penal abierto.

Irregularidades de una jornada atípica

Cerca de las 10 de la noche de Caracas, el principal candidato contra Maduro, Henri Falcón, declaró ante la prensa en su oficina de campaña que desconocía estos comicios presidenciales. “Carece de legitimidad y tal sentido nosotros desconocemos este proceso electoral”, dijo.

Agregó que pide nuevos comicios. “Denunciamos el acuerdo firmado como incumplido e inexistente, y de ahí que no reconocemos este proceso electoral como válido, como cierto, como realizado. Para nosotros no hubo elecciones, hay que hacer nuevas elecciones en Venezuela”, exigió.

Las elecciones presidenciales en Venezuela típicamente solían tener una alta participación. Las anteriores, en las que Maduro resultó electo tras la muerte de Hugo Chávez, la abstención fue solo del 20%, en esta oportunidad más de la mitad de los electores se abstuvieron, según los datos ofrecidos por el CNE.

Para las elecciones de este domingo 20 estaban habilitados para sufragar 20.527.571 de venezolanos dentro del país y poco más de 170 mil en el exterior. Aunque la crisis en Venezuela ha provocado la emigración de más de 4 millones de ciudadanos, el gobierno no ha puesto trabajo para que los venezolanos en el exterior sufraguen.

A las 6 de la mañana el presidente Maduro acudió a votar. Vestido del característico rojo, el mandatario envió un mensaje a los venezolanos. “Yo llamo a todos los venezolanos, a todas las venezolanas, tu voto decide: votos o balas, patria o colonia, tu voto decide, paz o violencia”, dijo en rueda de prensa ante los medios oficialistas, luego de sufragar y pidió a los ciudadanos que salieran a votar.

La jornada de este domingo se desarrolló sin violencia, pero con irregularidades denunciadas por el comando de campaña de Falcón, la mayoría relacionadas con el ventajismo del partido oficial y la inacción de CNE y el Plan República para evitarlas o sancionarlas.

“Hemos tenido denuncias de presión a nuestros testigos, están siendo desalojados de los centros electorales, en Zulia (occidente) incluso hubo agresión contra el coordinador del centro, le partieron la cara y fue detenido”, denunció más temprano el candidato Falcón, en declaración a los medios de comunicación y agregó: “denunciamos la violación de los acuerdos suscritos, con la activación de puntos rojos para el chantaje a través del carnet de la patria”.

Los coordinadores de centro, miembros y testigos de mesas consultados por Proceso sobre el desarrollo del proceso comicial, indicaron que las mesas electorales se instalaron con normalidad y a la hora prevista. Los votantes entrevistados destacaron la rapidez del proceso debido a que no había muchos sufragantes y el mecanismo de votación era sencillo.

Por su parte, ONG como Espacio Público, Ipys y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa denunciaron más de una docena de obstrucciones y ataques contra la prensa en al menos cinco estados del país y la capital. Entre ellos el equipo reporteril de Proceso fue amenazado de robo de sus equipos por parte de simpatizantes de Maduro y desalojado por militares de un centro de votación al oeste de Caracas.

El cierre de las mesas de votación fue pautado por el CNE para las 6 de la tarde en los centros donde no hubiese electores en la cola. Sin embargo, pasada esa hora, hubo denuncias sobre urnas abiertas pese a que no habían votantes esperando para sufragar.

La convocatoria hecha por la Asamblea Nacional Constituyente se considera ilegítima por la naturaleza de ese organismo y porque según la Constitución de Venezuela es el Consejo Nacional Electoral el único ente ejerce el Poder Electoral y en consecuencia es el único habilitado para convocar elecciones.

Sin reconocimiento

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, dijo este domingo que su país no reconoce las elecciones en Venezuela. Las elecciones en Venezuela no cumplen con estándares mínimos de una verdadera democracias. No son elecciones limpias y legítimas y no representan la voluntad libre y soberana del pueblo venezolano. CHile, como la mayoría de países democráticos, no reconoce estas elecciones”, dijo mediante su cuenta en Twitter.

También este domingo y a través de la cuenta de Twitter de la Cancillería, el gobierno de Panamá desconoció los comicios venezolanos. “El gobierno de la República de Panamá no reconoce los resultados de las elecciones celebradas este domingo 20 de mayo en la República Bolivariana de Venezuela, por no considerar el proceso como democrático ni participativo”, publicaron en el microblogging.

Además, en días previos diversos países y coaliciones internacionales rechazaron este proceso electoral y advirtieron que no reconocerán sus resultados. Entre ellos el Grupo de Lima que agrupa a 18 países que incluyen a México. La Unión Europea también desconoce estas elecciones. Los gobiernos de EU, Colombia y Canadá, entre otros, individualmente también se pronunciaron en contra de las elecciones presidenciales en Venezuela.

En estos comicios también se votó para los consejos legislativos de 335 municipios y 23 entidades federales.

Advertisements
Anuncios

¿Qué te parece?