En el marco del Día Mundial de la Hipertensión que se conmemora el 17 de Mayo el IMSS recomienda evitar alimentos industrializados y reducir la ingesta de sal para controlar este padecimiento

La hipertensión arterial se define como el aumento de la fuerza con la que el corazón bombea la sangre a todo el cuerpo, es un padecimiento causado por la obesidad, antecedentes familiares y sedentarismo.

El licenciado Rodolfo Perusquia, adscrito al servicio de nutrición de la Unidad de Medicina Familiar No. 222 explicó que la cuando no existe un control de la presión arterial se altera la circulación sanguínea provocando insuficiencia renal, que conlleva la retención de líquidos y toxinas, causando envenenamiento del organismo.

Recomendó a los pacientes con hipertensión, hacer tres comidas al día, dos refrigerios ligeros, preferir cereales integrales, evitar el consumo de alimentos fritos, capeados o empanizados, limitar el consumo de sal, alimentos industrializados y bebidas alcohólicas.

Además de refrescos, carnes frías, aderezos, moles, salsas embotelladas, pescado o camarón seco, consomé de pollo, galletas saladas, palomitas de microondas, café y enlatados.

Sugirió realizar actividad física todos los días por lo menos 30 minutos así como establecer horarios fijos de comida, tomar medicamentos a la hora indicada, no usar algún tipo de resorte en las piernas o calcetines ajustados, dejar de fumar, cuidar el peso y evitar factores de estrés.

Finalmente detalló que las complicaciones de este padecimiento pueden ser graves y desencadenar dificultades cerebrales, renales y cardiacas. Asimismo reiteró que la Unidad de Medicina Familiar cuenta con equipo multidisplicinario especializado para orientar los hábitos alimenticios de pacientes con este y otros padecimientos a fin de mejorar su calidad de vida.

Advertisements
Anuncios

¿Qué te parece?