Por: Alfonso Velázquez

Desde mi lugar favorito en donde ejerzo mi pasión por contribuir al desarrollo de México, me refiero a mi centro de información (oficina de trabajo), un planteamiento surge como una idea para desarrollar esta columna informativa.

Desde el primer minuto una vez concluido el debate presidencial del 2018 del pasado 22 de abril, quise realizar un análisis de quién fue el triunfador en ese evento tan relevante, sin embargo, me encuentro con una pregunta que detona estas líneas que quiero compartir con ustedes:

¿Realmente hubo un ganador?
En todos los medios de comunicación se habla respecto al tema, información tras información y nadie se pone de acuerdo de quién realmente generó un impacto en este primer debate del cual yo esperaba realmente otro efecto.

Las expectativas para este primer debate eran elevadas, nuevo formato que enfrentaba a los cinco candidatos con la oportunidad de que cada uno de ellos nos diera eso que tanto necesitamos escuchar PROPUESTAS, ¿el resultado? Ya todos lo sabemos, así que retomar esa primer fase ya no me hace tanto sentido, no hay mucho material “real” con el cual se pueda trabajar.

El futuro
Veamos hacia adelante; el segundo debate se realizará el domingo 20 de mayo en la Universidad Autónoma de Baja California, habrá dos moderadores Yuriria Sierra y León Krauze, sin embargo la gran diferencia será que en esta ocasión, las preguntas las hará el público que asista. El INE por fin está abriendo esa brecha entre ciudadanos y candidatos, creando el espacio para que los primeros puedan exponer realmente sus necesidades y miedos. ¿Qué es lo que queremos los mexicanos? ¿De qué estamos hartos? Y lo más importante sería llegar al punto máximo donde los que estén presentes obliguen a cada uno de los candidatos a especificar, desmenuzar la manera precisa en qué darán solución a nuestras solicitudes.

Ya no queremos ni necesitamos ver como se atacan unos a otros, hoy México está necesitado de un líder que realmente comprenda y entienda lo que nos aqueja, ya no queremos saber si alguien hizo o dijo, porque para ello con el internet lo podemos saber.

Alcemos la voz
Aún con los cambios que se están realizando para este segundo debate, en lo personal, me quedan algunas inquietudes ¿Será que el público que asista, realmente nos represente? Y no me refiero a que sean malos ciudadanos, sino que cómo sabremos que el método para elegirlos permita que sea representativo. ¿Las preguntas serán hechas por ellos o habrá “alguien” que se las formule? ¿Los candidatos estarán a la altura? ¿Serán capaces de dar respuestas claras o se mantendrán en un vaivén de palabras y frases sin sentido esperando que se les acabe el tiempo?
Te darás cuenta querido lector, que aunque puede parecer que vamos avanzando, aún hay mucho camino que recorrer y lamentable o afortunadamente el tiempo no se detiene; falta poco para el segundo debate, que desde mi perspectiva podrá ser el parteaguas para que las preferencias electorales puedan tener movimiento.

Necesitamos y exigimos que cada uno de los candidatos se pare, no con cartulinas y gráficas sino con propuestas y argumentos, con un diálogo transparente y humilde que permita que cada uno de nosotros se refleje en ellos, que transmitan ese deseo ferviente de ser mexicanos que también están cansados de la inseguridad, corrupción, pobreza y demás problemáticas que día a día tratamos de superar, que dejen a un lado sus malos chistes o constantes ataques.

En fin, TANTA INFORMACIÓN ME GENERA CONFUSIÓN, pero si de algo estoy seguro es que este es el momento para que México evolucione, es el momento en el que cada uno de nosotros ha alzado la voz pidiendo una nación de paz, necesitamos alguien que sea capaz de tomarnos de la mano y abrir caminos nuevos.

Advertisements
Anuncios

¿Qué te parece?