El empresario Carlos Slim defendió la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y afirmó que los candidatos a la Presidencia no tienen por qué meterse ahora, pues es un proyecto que se decidió hace más de 5 años, y consideró que la obra debió concesionarse.

“Ahorita no tienen por qué meterse, ahorita son candidatos. Que hagan sus estudios. Ésta es una decisión que se tomó hace cinco años o seis; es más, el presidente Fox había decidido. Había que discutirla (la decisión de la ubicación del aeropuerto) cuando estaba en proceso; ahorita no veo qué se discute”, dijo en conferencia de prensa.

Slim hizo un llamado para evaluar esta obra no sólo en términos de su costo, sino de los beneficios que la inversión generará, como transformar la calidad de vida de todos los habitantes de la zona donde se está construyendo.

Al referirse a la propuesta del candidato a la Presidencia Andrés Manuel López Obrador, quien plantea la construcción de otro aeropuerto en la base naval de Santa Lucía, por considerar que será un proyecto más económico, Slim dijo que no se trata sólo de ver cuál es la propuesta más barata sino de los efectos que ésta pueda tener para transformar la calidad de vida de los alrededores.

En conferencia de prensa, el hombre más rico del país dijo “no es un coche el que se está comprando. No hay que ver sólo la inversión que se va a hacer sino los efectos de esta inversión”. Dijo que en este caso hay dos opciones: llevarse la obra a otro lado “o atendemos al gran número de personas que hoy viven en los alrededores del NAIM y detonamos esta zona”.

Para Carlos Slim, el NAIM transformará una de las áreas más marginadas de la Ciudad de México y del país, convirtiéndola “en una de las más moderna del país; con este proyecto se detona el proyecto acelerado de esta zona y se puede integrar una clase media muy importante”

“No cabe duda, en mi opinión, que es un detonador como nunca se había visto en una ciudad. Lo importante es que está en la zona nororiente que es donde hay más hacinamiento, más pobreza”, afirmó.

Obra debió concesionarse

Slim consideró que el Nuevo Aeropuerto Internacional de México debió haber sido concesionado, por las ventajas de no ocupar recursos públicos, además de que sería una obra más rápida y menos costosa, incluso en términos de mantenimiento. “No entendí porque no lo hicieron concesión; que no tenga que usar recursos públicos para que los fondos de pensión tengan en que invertir. Lo que sí es una regla universal es que la obra pública siempre se tarda más que una obra concesionada y cuesta más”.

“Esto debió haber sido una concesión, en la que, como en otros casos, el gobierno es socio. Yo creo que este pudo haber sido el modelo, como están otros aeropuertos, que han sido inversiones muy atractivas”, afirmó.

Entre las ventajas que observó el empresario, dijo que al concesionar la obra se usaría dinero privado y no público; al terminar la concesión volvería a ser propiedad del estado; la operación y el mantenimiento corre a cargo de una administración profesional; las decisiones son más flexibles, se tarda menos tiempo y en consecuencia sale más barato.

“Es mucho más ineficiente la operación y la construcción (cuando es propiedad del gobierno)”, consideró.

A pesar de lo anterior, Slim descartó tener interés en la concesión del NAIM. “Que quede algo muy claro. No tengo interés ni en la concesión, ni en el terreno. Tengo interés en que se haga la concesión y en que se haga el desarrollo de este nuevo aeropuerto. Lo que hay que hacer es usar dinero privado”, afirmó.

Afirmó que las obras del NAIM tienen efectos muy importantes en la mano de obra y en la compra de insumos nacionales.

“Hay 60 mil millones de pesos en salarios y sueldos de gente que está participando en la construcción, y más o menos en la parte de insumos nacionales serían más de 120 mil millones de pesos, además de que estamos tratando de que muchas especificaciones de bienes importados se puedan sustituir por mexicanos. Que todo lo que sea factible que se haga en México y con materiales mexicanos se haga aquí”, afirmó.

Slim consideró que la carta de presentación de cualquier país para con las personas que llegan a él es su aeropuerto, por lo que se debe ser muy cuidadoso con este tema.

Actualmente Carlos Slim, a través de Operadora Cicsa en consorcio con otras empresas, tiene dos de los contratos más importantes en la construcción del NAIM: el del Edificio Terminal y el de la Pista 3.

Además, presentó dos propuestas más: una para construir el Centro Intermodal de Transporte Terrestre y otra para el drenaje pluvial. Los fallos de ambas licitaciones se darán a conocer los próximos 26 y 23 de abril, respectivamente.

 

Redacción – Grupo Milenio

Advertisements
Anuncios

¿Qué te parece?