Iñigo pide a las máximas autoridades a que tomen cartas en el asunto para que esto no vuelva a suceder con ningún niño mexicano, francés o español.

Íñigo L. Lanchares denuncia a las autoridades la negligencia, el maltrato inhumano y la prohibición del derecho de salud y educación que su hijo sufrió en el Centro Educativo Liceo Franco Mexicano sede ubicada en Polanco en la Ciudad de México.

El español radicado en Huixquilucan expresó que su hijo de 12 años tuvo un accidente grave en el interior de la escuela Liceo Francés en 2016 donde autoridades educativas no hicieron nada.

Refirió que su hijo junto con otro compañero entraron al gimnasio de la escuela el 16 de febrero del 2016 sin ninguna supervisión y jugando en una colchoneta de alrededor de 3 metros de altura, el niño cayó fracturándose las dos manos “Fueron unas fracturas múltiples y abiertas” agregó.

De acuerdo a su testimonio, el instituto no cuenta con el suficiente personal para la cantidad de alumnos que tiene, además de estar poco capacitados en sus funciones.

Por tal motivo en el momento del accidente no había nadie en el lugar que lo auxiliara, así que el niño se levantó como pudo y camino hasta la enfermería donde lo acostaron, le colocaron compresas de agua fría y recetaron una aspirina y lo mantuvieron por más de 3 horas ahí hasta que llamaron a sus padres quienes acudieron al colegio y de ahí lo trasladaron al hospital.

“No se si el Liceo quería llamar a los padres para ahorrarse la ambulancia ” aseveró Íñigo.

En el hospital les informaron que el caso era muy grave y como era posible que el niño haya estado sin atención médica especializada durante tanto tiempo pues la magnitud de las heridas requerían de operación inmediata.

Durante la intervención quirúrgica al menor se le colocaron varios clavos, grapas y tornillos para reparar los huesos rotos, se mantuvó en reposo y tratamiento durante 3 meses por que se le complicaron las heridas.

Los pagos mensuales de las colegiaturas que ascienden a más de 10 mil pesos mensuales estipulan en el contrato educativo el seguro contra accidentes, incluso hay un párrafo que indica que el colegio de propio acuerdo puede llevar al niño en caso de accidente a un hospital sin necesidad de que los titulares de la patria potestad acudan, destacando que en ningún momento del incidente esta cláusula se aplicó.

Sin embargo, al regresar a la escuela comenzó a sufrir rechazo por parte de sus maestros hasta bullying por no poder escribir y cuando fue el proceso de re-inscripción la escuela le informó que si querían mantener a sus hijos en el colegio tenían que firmar una carta en la que se exculpaba al Liceo Francés de toda responsabilidad sobre el accidente y que aceptaran que se habían hecho cargo de todos los gastos generados por el incidente, lo cual era un verdadero “chantaje”.

Claramente se negaron a firmar la carta y desde junio de 2016 les prohibieron el acceso al instituto a sus dos hijos, el otro niño sin tener nada que ver en el accidente.

La institución les cerró las puertas e incluso se encargo de “boletinar” a otras instituciones educativas y hasta el día de hoy no se han hecho cargo de los gastos médicos, psicológicos y de rehabilitación del menor.

“Nosotros nos hemos gastado entre 200 y 250 mil pesos mientras que el liceo no se ha hecho cargo de nada incluso les negaron el acceso a la educación” puntualizó.

Mientras tanto, el asunto ya esta siendo investigado por la Autoridad Jurisdiccional y Ministerio Público correspondiente.

“Yo a mi entender como jurista que soy esto puede encuadrarse perfectamente en un delito de negligencia con resulto de lesiones”.

También han presentado quejas en la Secretaria de Educación Pública (SEP) y en la Comisión Nacional de Derechos Humanos, de igual manera presentaron en Francia un escrito dirigido al Ministerio Nacional de Educación Francés y están por presentar otro escrito al Ministerio de Relaciones Exteriores de allá.

Indicó que en próximos días el colegio será notificado por la Institución de Derechos Humanos.

Por otra parte Íñigo, pide a Alfredo del Mazo, gobernador del Estado de México y a Enrique Peña Nieto, presidente de México a que tomen cartas en el asunto para que esto no vuelva a suceder con ningún niño mexicano, francés o español.

“Que no vuelva a suceder en el liceo ni en ningún otro colegio, que se tome conciencia en este país que aveces en las escuelas no se resguardan bien a los niños”.

Al finalizar reiteró que el caso se investigue y se sancione a quienes violaron los derechos humanos de los niños, que se llegue a la verdad y que les permitan el acceso nuevamente al colegio dado que los menores quieren volver al Liceo, con sus amigos.

Anuncios

¿Qué te parece?