Mientras la mujer asesinaba al niño, en otra habitación de la casa se encontraban el padre del menor, su hermano y la abuela, sin embargo, no se dieron cuenta de lo que ocurría.

El pasado jueves, en una zona rural de oeste del estado de Nueva York, se reportó un macabro hecho, una mujer apuñaló y decapitó a su hijo de apenas siete años.

La madre, identificada como Hanane Mouhib de 36 años, con un cuchillo de cocina atacó a su pequeño hijo de nombre Abraham Cárdenas, luego le cortó el cuello, informaron las autoridades.

Mientras la mujer asesinaba al niño, en otra habitación de la casa se encontraban el padre del menor, su hermano y la abuela, sin embargo, no se dieron cuenta de lo que ocurría.

“No hay absolutamente ninguna explicación para nosotros”, dijeron.

El jefe de la policía del condado Monroe, Todd Baxter, reveló que cuando las autoridades arribaron a la casa, “tuvieron que usar gas pimienta y una pistola paralizante para someter a Mouhib”, porque la madre se negaba a soltar el cuchillo.

De acuerdo con el portal Democrat and Chronicie, citado por Infobae, Mouhib fue acusada de asesinato y trasladada a una cárcel sin derecho a fianza.

“No hay absolutamente ninguna explicación para nosotros. La palabra “maldad” viene a la mente. Esta es una madre que quitó la vida a su hijo”, comentó Baxter.

Cabe destacar que, en marzo pasado, la policía llevó a la mujer al hospital psiquiátrico Rochester Mental Healt Center, luego de que ella misma llamara al 911 en dos oportunidades para decir que no se sentía bien.

Mouhib estuvo internada allí casi tres semanas, hasta el 26 de marzo, cuando los médicos la dieron de alta.

Hasta enero de 2017, la mujer había trabajado en esa institución psiquiátrica como enfermera.

Anuncios

¿Qué te parece?