Los delitos relacionados con posesión de narcóticos, tanto simple como con fines de comercio o suministro, fueron incrementando de 2015 –año en que se iniciaron los registros– a 2017.

Datos de la Fiscalía General del Estado (FGE), entregados a VANGUARDIA mediante una solicitud de información, revelan que de 2014 a 2017 se dispararon cada año los delitos cometidos por menores, pasando de 134 a 964.

En 2015 se dio el primer incremento significativo: 60 por ciento, al registrarse 214 ilícitos en el estado; en 2016 la estadística se elevó 175 por ciento, con 588 casos; y en 2017 continuó al alza 64 por ciento, con los 964 referidos.

En el desglose por delito, el que mayor incidencia tuvo en ese periodo fueron los daños, con 257 casos; y a estos le siguen los robos simples, 239; y la resistencia de particulares (a la autoridad), 173.

Además destacan otros como el allanamiento de morada, que contabilizó 70; los robos con modalidad agravante de vivienda habitada, 60; y las lesiones en riña, 42.

Incrementa también posesión de narcóticos

El reporte de la FGE refleja que los delitos relacionados con posesión de narcóticos, tanto simple como con fines de comercio o suministro, fueron incrementando de 2015 –año en que se iniciaron los registros– a 2017.

En lo que respecta a la posesión simple, variaron de tres en 2015 a 51 en 2017 (17 veces más), pasando por los 44 de 2016; y en lo que compete a la posesión con fines de comercio, el salto fue de dos en 2015 a 40 en 2017 (20 veces más), mientras que en 2016 hubo 17.

Además, en esos años menores fueron protagonistas de 29 denuncias por violencia familiar: 10 en 2016 y 19 en 2017.

Redacción La Vanguardia

Advertisements
Anuncios

¿Qué te parece?