El cuerpo fue descubierto por un familiar quién al llegar a la casa de la víctima y descubrir el crimen

Despiadado crimen fue cometido en contra de una mujer, a quien además de asestarle más de 30 puñaladas en el abdomen, pecho y tórax, la estrangularon con un cable de energía eléctrica, el cual aún tenía atado al cuello.

Un hombre con quien sostenía una relación amorosa es el principal sospechoso de la muerte de esta mujer, por lo que es buscado a fin de conocer si está relacionado con el crimen, debido a que hasta ahora aún no ha sido localizado.

El cadáver de la fémina fue hallado en lo que es la estancia de la sala de su domicilio, localizado en la calle de Río Bravo, Manzana 76, Lote 01 de la Colonia El Salado de este municipio.

De acuerdo con las primeras investigaciones, el cuerpo fue descubierto por un familiar quién al llegar a la casa de la víctima y descubrir el crimen, de inmediato dio aviso a personal de la policía municipal y socorristas de la Cruz Roja, quienes revisaron el cuerpo y diagnosticaron que ya tenía varias horas de haber dejado de existir a consecuencia de las heridas ocasionadas con un arma punzocortante, además de asfixia por estrangulamiento con un cable de energía eléctrica.

Durante las primeras investigaciones, se logró identificar a la ahora occisa con el nombre de
Vania “N”

El escenario del crimen fue acordonado por la policía municipal y de la Secretaría de
Seguridad del Estado de México, en tanto que el Ministerio Público y peritos en criminalística, fotografía y medicina forense se dieron a la tarea de realizar la inspección ocular.

En el lugar, los investigadores de la Fiscalía de Homicidios del Estado de México hallaron algunas evidencias, las cuales son analizadas por los peritos.

Los elementos de la Policía Ministerial que llevan la investigación señalaron que todo apunta de qué se trata de un feminicidio y que el primer sospechoso puede ser la pareja que al momento no ha sido localizado

Redacción La Policía

Advertisements
Anuncios

¿Qué te parece?