Al menos unas 65 millones de recetas han sido emitidas en todo el mundo.

París, Francia — Hace 20 años una píldora azul llamada Viagra ocasionó una revolución en el mundo al permitir a los hombres maduros volver a tener relaciones sexuales y destapó el hasta entonces tabú de la impotencia.

Unas 65 millones de recetas de Viagra, del laboratorio estadounidense Pfizer, han sido emitidas en todo el mundo. Los beneficios de este ‘milagro’ de ventas se han promocionado en la televisión, en periódicos y revistas. Su comercialización coincidió con el auge del uso de Internet y de la pornografía en línea.

Estas son las claves en torno a la pastilla revolucionaria:

1. Fruto del azar

A principios de los años 1990, los equipos del laboratorio Pfizer experimentan con un nuevo medicamento contra la angina de pecho, el citrato de sildenafilo. Las pruebas revelan la ineficacia de la nueva molécula para calmar el dolor torácico provocado por esta enfermedad.

Pero entre los hombres, la toma del medicamento suscita un efecto inesperado: una erección. Pfizer reorienta su investigación hacia la impotencia masculina, un trastorno que afecta a un tercio de los hombres de más de 40 años.

Recomendamos: Farmacéuticas reducen más de 10% la mortandad por cáncer

La Agencia Estadounidense del Medicamento (FDA) da luz verde al nuevo medicamento el 27 de marzo de 1998 y a principios de abril sale a la venta.

2. Todo un éxito

La pastilla fue bien recibida desde sus dos primeras semanas de comercialización, pues se prescriben 150,000 recetas en EU.

Aunque el medicamento sólo tenía autorización para venderse en el territorio estadounidense, se vendió de contrabando en países como Israel, Polonia y Arabia Saudita a mediados de 1998, con precios de tres a cinco veces superiores.

Las ventas mundiales del Viagra se dispararon más del 30% en 1999 y 2000, supero los 1,000 millones de dólares (mdd) anuales.

3. Pastillas falsas

Las campañas de publicidad protagonizadas por el futbolista Pelé, entre otros famosos, asientan la notoriedad de un medicamento que según los científicos empieza a surtir efecto, de media, 27 minutos después de ingerirla.

El contrabando se pone en movimiento: pastillas falsas fabricadas en Tailandia o en India salen a la venta en internet varias semanas después de los inicios de su comercialización.

Estas medicinas pueden contener productos tóxicos como pesticidas, yeso o tinta para impresora, advierte la firma estadounidense.

4. Uso indebido

En decenas de investigaciones se examina si el Viagra, cuyos genéricos salen en 2013 en Europa y en 2017 en Estados Unidos, representa una sustancia dopante para los deportistas.

Finalmente, tras dudarlo un tiempo, la Agencia Mundial Antidopaje no lo inscribe como producto prohibido: el citrato de sildenafilo solo tendría un efecto dopante en alta altitud.

Redacción Manufactura

Advertisements
Anuncios

¿Qué te parece?