La delegación Tláhuac volvió a acaparar la atención pública por el asesinato del cantante Javier Reyes, autor de uno de los corridos que se difundió en julio 2017 tras la muerte de Felipe de Jesús Pérez Luna, El Ojos, líder del Cártel de Tláhuac.

Según el parte oficial, el crimen de El príncipe del Corrido se registró poco antes de la medianoche del jueves en las calles de Hoja Seca y Luis Alcaraz, colonia San José.

El músico de 33 años conducía una camioneta Buik Enclave vino, cuando un auto se le emparejó y desde el interior le dispararon en más de 10 ocasiones.

Policías preventivos adscritos al sector recibieron el reporte de la agresión y se trasladaron al lugar de los hechos, donde encontraron a la víctima con varios disparos de arma de fuego en distintas partes del cuerpo, incluida la cabeza.

El cantante fue trasladado con vida al Hospital General de Tláhuac, donde horas más tarde falleció.

En un comunicado, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) capitalina confirmó la muerte del músico y dijo que elementos de la Policía de Investigación, así como peritos en criminalística, química y fotografía, se dirigieron al punto de la agresión para recabar indicios.

También se informó que el representante social integra ya el expediente y realiza las diligencias que permitan esclarecer los hechos, ubicar a los probables participantes y evitar la impunidad.

El pasado miércoles 7, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, aseguró que con excepción de la delegación Tláhuac, ningún otro punto en la capital está vinculado con temas de narcotráfico.

“Le pregunte a él (el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete) si había alguna otra preocupación, si había sido informado de algún otro grupo, me dijo que no expresamente, que el único punto donde hoy la federación está, digamos, en un esquema de trabajo y de inteligencia referido a temas de narcotráfico, en relación con narcomenudeo, es Tláhuac, y obviamente de manera focalizada, objetivos que ya se tiene en este momento de trabajo”, señaló.

Redacción Reporteros Asociados

¿Qué te parece?