El padre de tres menores que sufrieron abuso sexual por parte de Larry Nassar intentó atacar el ex médico del equipo olímpico estadounidense de gimnasia, luego de que la jueza que sigue el caso se negara a una propuesta muy peculiar del sujeto.

Durante el segundo día de la audiencia final del caso, en la que se dictará sentencia, Randall Margraves acompañó a dos de sus tres hijas atacadas, quienes dieron su testimonio ante el juzgado sobre su experiencia con el médico.

Tras escuchar a sus hijas, solicitó de manera especial la palabra, a lo que accedió la jueza, no sin antes advertirle que no toleraría groserías. Fue entonces cuando el hombre pidió: “quiero pedirle, como parte de la sentencia, que me otorgue cinco minutos a solas con este demonio. ¿Haría eso por mí?”.

La jueza, sin perder la compostura, intenta calmar los ánimos y le explica que así no funciona el sistema de justicia. “¿Si o no?”, agrega Margraves con toda seriedad, a lo que la jueza naturalmente responde que no.

“¿Me daría un minuto?”, insiste el hombre y, tras recibir una nueva negativa, agrega “bueno, entonces voy a tener que…”, y se lanza contra el acusado.

Margraves fue sometido de inmediato por varios oficiales de policía que se encontraban en la corte, quienes lo esposaron y lo retiraron de la sala.

El pasado 24 de enero, el jurado encontró culpable al ex médico por más de 100 cargos de abuso sexual, por los que pasará entre 40 y 175 años de prisión. El caso se convirtió en el mayor escándalo de índole sexual en el deporte estadounidense, y uno de los más mediáticos en los últimos años.

Anuncios

¿Qué te parece?