Trabajadores del municipio mexiquense de Almoloya del Río aportan a la tradición del Día de la Candelaria uno de sus elementos distintivos: los vestidos para las figuras

CIUDAD DE MÉXICO. El 2 de febrero, Día de la Candelaria, representa para la tradición católica la culminación de la Navidad; en la Biblia se hace referencia que 40 días después de su nacimiento los hijos eran presentados en los templos.

Almoloya del Río, municipio mexiquense, aporta a la tradición uno de sus elementos distintivos: los vestidos para las figuras de Niño Dios, con los que las familias los arreglan para llevarlos a misa.

Desde vestimentas de santos, ángeles, ropones de bebé y algunas profesiones, las prendas son confeccionadas en los talleres familiares de Almoloya del Río; días antes de la celebración los productores de estas prendas acuden a tianguis y mercados donde las personas llevan a vestir a sus niños.

Las piezas se manufacturan en diferentes tallas, desde los 10 hasta los 60 centímetros y, dependiendo del modelo, requieren diferentes accesorios, todo lo necesario para reproducir la imagen del santo o la advocación en la figura de yeso.

De cada traje realiza al menos 10 piezas por talla, las decoraciones que utiliza van desde encajes, elásticos, aplicaciones, hasta diminutos huaraches, sombreros y palomas.

Entre las telas que utiliza están la bramante, tafeta, tornasol, raso, organza, tule, en diferentes colores según lo requiera la imagen.

A lo largo del año, en la comunidad, los productores elaboran diferentes prendas de vestir y en las temporadas como primavera, fiestas patrias y Día de Muertos confeccionan disfraces.

 

1852001.jpg

En los tianguis y mercados se puede observar letreros de “Se visten niños dios”; las familias recorren los puestos en busca del modelo y precio que más les agrade para sus figuras que llevan en canastas o cargan tal como a un niño pequeño envuelto en cobijas.

En algunos casos se puede leer una explicación que colocan los comerciantes a cada modelo; por ejemplo, invitan a vestirlos de Niño Cirujano con la leyenda: “Dios será el cirujano mayor, el guiará a los demás para su intervención y suturará tus heridas”.

Al respecto, el presbítero Cándido Pérez Gómez declaró que las personas eligen la vestimenta de su Niño Dios dependiendo de sus necesidades espirituales, por algún agradecimiento, petición familiar, incluso por su contexto.

Advertisements
Anuncios

¿Qué te parece?