Dio de baja la cuenta de un internauta que subió una foto de una célebre obra de Courbet que muestra una vagina. Y él los llevó a la Justicia. 

Los casos de censura insólitos del algoritmo de Facebook son muchos. Pero ahora, el gigante estadounidense fue llevado ante la Justicia en Francia por un cuadro famoso: “El origen del mundo”, la obra del pintor realista francés Gustave Courbet (1818-1877) que representa una vagina en primer plano.

El punto de partida del litigio es la denuncia de Frederic Durand-Baissas, un profesor y amante del arte de 59 años, que reprocha a la red social haber desactivado su cuenta personal, “sin previo aviso ni justificación”, el 27 de febrero de 2011.

El cierre de la cuenta tuvo lugar después de que publicara en su muro una foto de la célebre obra de Gustave Courbet, que representa el sexo de una mujer desnuda, con un vínculo para ver un reportaje sobre la historia del cuadro.

rkrUlCWLf_720x0__1.jpg

“No cometimos ninguna falta, ni ocasionado ningún perjuicio”, afirmó en la audiencia Caroline Lyannaz, una de las abogadas de Facebook, quien aseguró que el demandante “no aportó ninguna prueba de un vínculo entre esa desconexión y la publicación de la obra de Gustave Courbet”.

Durante cinco años, Facebook batalló de recurso en recurso para tratar de evitar la Justicia francesa, argumentando principalmente que estando domiciliado en California, la empresa sólo podía ser juzgada en Estados Unidos.

B1zYx0bLM_720x0__1.jpg

Pero, en febrero de 2016, el Tribunal de Apelación de París determinó que la justicia francesa era competente para juzgar a la red social.

El abogado del internauta, Stéphane Cottineau, que espera que el caso siente jurisprudencia para otras empresas de Internet domiciliadas en Estados Unidos, se felicitó de que la Justicia pueda “al fin pronunciarse sobre el fondo del dossier”.

El cuadro de Courbet, argumentó el letrado, es “una obra mayor”, que “forma parte del patrimonio cultural francés”.

Si bien el reglamento de Facebook prohíbe las publicaciones que “contienen desnudos”, Cottineau considera que se trata de una “representación magnificada, sublimada, por el talento del artista”.

Pintado en 1866, “El origen del mundo” chocó a la sociedad burguesa de la época. El encargo de la obra es atribuido a un diplomático turco instalado en París, que debió venderla para saldar deudas. El cuadro fue pasando de mano en mano y hoy en día está expuesto en el museo de Orsay en París.

El tribunal emitirá su veredicto el 15 de marzo.

Fuente: AFP

Anuncios

¿Qué te parece?