Las autoridades de la localidad californiana de Perris reconocieron hoy estar aún intentando comprender qué motivos pudieron llevar a David Allen Turpin y a Louise Anna Turpin a encerrar a sus 13 hijos en casa y a llegar al extremo de encadenar a tres de ellos.

Los Turpin parecían ser una familia extensa pero normal. De hecho, en la cuenta de Facebook de David Allen Turpin pueden verse numerosas imágenes de toda la familia, en las que los hijos posan sonrientes en lugares tan idílicos como Disneyland.

Una mirada crítica a estas fotos, podría haber encendido las alarmas debido al hecho de que en muchas de estas imágenes se pude ver a los trece hermanos vestidos con prendas similares e, incluso, con camisetas en las que aparecen numerados desde “cosa 1” hasta “cosa 13”.

“Todos se vestían igual cuando salían, así era más fácil lidiar con los chicos”, defendió la madre de David Allen, Betty Turpin, durante una entrevista concedida a la cadena CNN.

De acuerdo con el testimonio de la abuela, la pareja siempre se mostró “muy protectora” con los hijos.

¿Qué te parece?