México, 17 Ene (Notimex) .- Estudiantes de secundaria y bachillerato de comunidades rurales de Quintana Roo utilizan la plataforma educativa Kaanbal, que no requiere acceso a Internet.

En un comunicado, la agencia informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), explicó que se trata de los puntos de acceso Kaanbal, que en maya significa educación y que tienen la finalidad de brindar acceso a recursos educativos abiertos en localidades donde el acceso a Internet es limitado o inexistente.

Uno de los desarrolladores de la innovación, Pedro González, explicó que “a través de Kaanbal habilitamos puntos de educación digital sin acceso a Internet, promoviendo el acceso universal a la información y se facilitan los procesos de aprendizaje para enriquecer las herramientas y recursos didácticos con que cuentan los estudiantes para su formación”.

En tanto, Camilo Olea, otro de los emprendedores que desarrolló la iniciativa, abundó que se trabaja en conjunto con organizaciones educativas e informáticas internacionales para el impulso de nuevas maneras de lograr aprendizajes, y destacó la vinculación lograda con Internet Society para promover el uso de dichas tecnologías en comunidades rurales de México.

Añadió que la información y el conocimiento abierto son elementos para revertir algunos de los problemas que enfrenta el país, por lo que la sociedad civil es uno de los elementos fundamentales para impulsar cambios que requiere el país.

En tanto, Pedro González explicó que mediante la plataforma se habilitaron puntos de educación digital sin acceso a Internet, con lo que se promueve además el acceso universal a la información y se facilitan los proceso de aprendizaje para enriquecer las herramientas y los recursos didácticos con que cuentan los estudiantes para su formación.

Los emprendedores que desarrollaron la plataforma también forman parte de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti) de Quintana Roo.

Los puntos Kaanbal se basan en el uso de hardware desarrollado por Raspberry Pi y software denominado Rachel, desarrollado por la organización World Possible, que consta de servidores portátiles que tienen almacenados contenidos de sitios educativos y librerías digitales y que ofrecen el acceso a dichos contenidos desde cualquier localidad con escasa o nula conexión a Internet.

La plataforma, que contiene información de bibliotecas virtuales, sitios de aprendizaje abierto, guías alimenticias, videos y aplicaciones, combina el uso de tecnologías desarrolladas en el mundo para aplicarlas en la resolución de una necesidad local, como es el acceso a la información y al aprendizaje, abundó.

La comunidad de Agua Azul, en el municipio de Lázaro Cárdenas, Quintana Roo; fue la primera en contar con un punto de acceso, ahí se proveen de recursos educativos a docentes y a más de 110 estudiantes.

Además, en la entidad existen dos plataformas de ese tipo para la atención de dos telesecundarias, un telebachillerato, un centro comunitario y una casa ejidal.

Anuncios

¿Qué te parece?