TOLUCA, México, 23 de Noviembre del 2017 (MVT).- La quema de llantas, con cualquiera que sea el objetivo o por incendio, como el ocurrido en el predio “La Champiñonera” del municipio de Zinacantepec, provoca un denso humo negro cuya inhalación ataca principalmente al sistema respiratorio, dando lugar a la aparición inmediata o progresiva de enfermedades bronco-respiratorias, ahogos, asma y hasta cáncer.

El neumólogo privado Gilberto Albarrán César explicó que la quema de objetos como llantas genera gases altamente tóxicos que se acumulan en el organismo y producen cáncer a largo plazo.

Incendio3.jpg

“La combustión de estos productos desechables emana la dioxina y el furano, gases que ingresan por las vías respiratorias y la piel de las personas que se encuentran alrededor de una quema de neumáticos”, como las más de 20 mil llantas usadas que ardieron el miércoles 22 de noviembre en el predio “La Champiñonera” del barrio El Calvario, en el municipio de Zinacantepec.

“La dioxina y el furano atacan al sistema respiratorio humano, dando lugar a la aparición inmediata o progresiva de enfermedades bronco-respiratorias, ahogos asma y hasta cáncer. También generan afecciones a la piel, ojos e inclusive insuficiencias cardiacas, abundó.

“Al ingresar al organismo, estos gases se acumulan básicamente en el tejido graso. Su efecto no es inmediato, sino por acumulación. Si la persona quema residuos sólidos como estos durante años, es muy probable que desarrolle cáncer en alguna parte de su cuerpo”, manifestó el especialista.

Precisó que el caucho que compone las llantas tiene adicionados elementos como compuestos de azufre, selenio, cloruros, zinc, óxido de magnesio, arcillas, sílice, alquitrán y resinas, entre otros. “Todos ellos se producen en la combustión gases como monóxido de carbono y dióxido de carbono”, acotó.

“El dióxido de carbono se queda en la atmósfera y no permite la salida de calor al espacio, lo cual hace que la temperatura de la tierra aumente. Por su parte, el monóxido de carbono disminuye la capacidad de absorción de oxígeno de la sangre, explicó por su parte la doctora Clara Inés Sandoval, especialista en Enfermedades de las Vías Respiratorias.

Agregó que con el hidrógeno que se desprende en esa combustión se pueden formar compuestos de azufre que son altamente contaminantes y venenosos, según un informe del Departamento Administrativo del Medio Ambiente (Dama) de la Organización Mundial de la Salud.

“Al quemar llantas también se dispersan muchas partículas que contribuyen a la contaminación del aire”, precisa el reporte.

Esos contaminantes afectan el sistema respiratorio porque inflaman la mucosa y originan un aumento anormal de secreciones bronquiales. Además obstruyen la laringe, la tráquea y los bronquios por inflamación y se alteran los sistemas de defensa del aparato respiratorio.

Dentro de las enfermedades que esta contaminación puede causar están la faringitis, la laringitis, la bronquitis y la neumonía.

Incendio5.jpg

“Las personas más susceptibles son los niños menores de 5 años, los ancianos, los enfermos cardiacos y los enfermos respiratorios crónicos”, agrega el informe del Dama.

Por otra parte, las vías también pueden sufrir daños, según el ingeniero civil Rafael Rodríguez, quien explicó que “con la quema de llantas se derrite el asfalto y cuando se hacen fogatas que se prolongan durante toda la noche, este puede desintegrarse”.

El doctor Ángel Domínguez Valencia, Coordinador Estatal de Servicios Médicos de Cruz Roja Mexicana en el Estado de México, indicó que la inhalación prolongada de monóxido de carbono provoca una sustitución de éste por el oxígeno en las células, lo que motiva envenenamiento en el cuerpo humano.

Apuntó que la exposición de más de treinta minutos a monóxido de carbono en un lugar cerrado puede provocar graves trastornos a la salud, incluso la muerte.

“Después de 30 minutos de exposición a altas concentraciones de monóxido de carbono empezamos a tener graves alteraciones en las funciones respiratoria y cerebral. Recordemos que el cerebro funciona a partir de dos cosas: oxígeno y glucosa, si eso llega a faltar, entonces empezamos a tener muchos problemas”, detalló.

Señaló que esta es una de las razones principales por las que en la temporada invernal se hace énfasis en la prevención de accidentes por inhalación de monóxido de carbono.

“En esta época es muy frecuente que en algunas comunidades, sobre todo rurales y de las partes altas, la gente prenda anafres dentro de sus casas para calentarse, pero si no se ventila adecuadamente se pueden presentar accidentes graves de intoxicación”, estableció.

 

Leer Más Agencia MVT 23 Noviembre, 2017

Advertisements

¿Qué te parece?