Mérida, Yucatán; 14 de noviembre de 2017 (ACOM).- Una imagen fotográfica de la zona arqueológica de la milenaria ciudad maya de Chichen Itzá ha causado una polémica en redes sociales por el uso de sistemas de fotografía y video por Drones, que no está legislado.

DOm-6LSWsAIk6iG.jpg-large.jpeg

La imagen en cuestión fue realizada al alba sobre el reconocido Castillo, motivando que expertos y autoridades reclamen el uso de este tipo de equipos sin los permisos correspondientes. La fotografía se ha hecho viral en redes sociales, que fue “subida” a twitter, desde la cuenta de su productor César Mendiburu, quien radica en Cancún.

La imagen ha recibido más de más de 600 comentarios en la red, registra unas 22 mil vistas en el país y más de 247 mil asistencias desde la plataforma Reddit.

Incluso, el periódico español El País, a través de su sección Verne, buscó al fotógrafo para una entrevista por la imagen que consiguió y que refleja la majestuosidad de esta urbe construida entre los siglos III y VI de nuestra era en la península de Yucatán.

Sobre este tema, Mendiburu señaló: “Tomé esta foto aérea de Chichén Itzá el pasado fin de semana”. Ahí destaca: “estuve hospedándome un hotel cercano a las ruinas, puse la alarma a las 5 a.m. Antes de irme a dormir hice un poco de scouting en el hotel y encontré una escalera de servicio que me llevaba a la azotea”, dice.

La polémica sobre estas imágenes refieren a las condiciones en las que se realizó y los permisos que solicita la autoridad federal, específicamente el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) sobre uso de cámaras y equipos fotográficos en sitios históricos y la ley federal respectiva.

Sin embargo, aduce Mendiburu, no hay una ley sobre el uso de drones, si bien hay lineamientos para uso de Sistemas de Aeronaves Pilotadas a Distancia (RPAS, por sus siglas en inglés Remotely Piloted Aircraft Systems) que se actualizaron en julio de 2017, ante la comercialización cada vez más común de drones, no hay restricciones sobre el espacio aéreo de sitios históricos.

Según la Dirección General de Aeronáutica Civil, (DGAC), dependiente de la SCT, los aparatos menores de 2 kilogramos, es el caso de este dron, es considerado como RPAS (Remotely Piloted Aircraft Systems, Sistema de Aeronaves Pilotadas a Distancia) Micro, y no requieren una autorización de la dependencia para operar, pero deben de cumplir ciertos lineamientos de seguridad.

Por otra parte, el articulado de la Ley Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos prohíbe la reproducción de imágenes para uso comercial de los aficionados o visitantes a estos sitios, sin considerar si las fotografías son aéreas o no.

“Las reglas no dicen ‘no puedes volar drones para tomar fotos’. Hay muchas lagunas con respecto a este tipo de acciones”, se lee en uno de los comentarios.

Según Mendiburu, existe mucha desinformación en los sitios arqueológicos y otros lugares turísticos de lo que es permitido con un dron e incluso, con cámaras profesionales. En tanto la imagen ha dado la vuelta al mundo en el ciber espacio por su capacidad para captar este sitio arqueológico con un virtuosismo y grandeza que lo caracteriza.

Advertisements

¿Qué te parece?