Polémica ha generado un joven ruso, pero no por tener unos grandes músculos sino por la técnica que utilizó para lograrlo.

Se trata de Kirill Tereshin quien en solo dos semanas las imágenes de su cuenta de Instagram han dado la vuelta al mundo por lo enorme de sus brazos y por el mal ejemplo que representa para los jóvenes, ya que en una de las fotografías reveló haberse inyectado “synthol”, un aceite que desde hace varios años ha generado polémica en el mundo del fisicoculturismo.

“Para alcanzar un gran tamaño, necesitas inyectarte litros en los brazos”, reconocío el fisicoculturista, quien presume de un brazo que casi alcanza los 60 centímetros de perímetro.

Fuente: Hoy Estado de México

Advertisements

¿Qué te parece?