La fundación Thomson Reuters realizó una encuesta entre especialistas de 19 grandes ciudades para determinar cuáles son las más seguras para las mujeres. Londres fue elegida como la mejor, mientras que dos urbes latinoamericanas quedaron entre las peores.

De acuerdo a un estudio publicado recientemente por la Fundación Thomas Reuters, la Ciudad de México es la sexta más peligrosa del mundo para ser mujer.

Dicha investigación realizada entre junio y julio de este año, recabó información sobre las condiciones del género femenino en 19 de las urbes más pobladas del mundo, basada en cuatro aspectos: acceso a la atención médica, violencia sexual, prácticas culturales y oportunidades económicas.

“En la primer encuesta de su tipo, la Fundación Thomson Reuters preguntó a expertos en temas de mujeres cuál de las mega ciudades del mundo son seguras para las mujeres y cuáles necesitan hacer más para garantizar que no estén en riesgo de sufrir violencia y acoso sexual, prácticas culturales dañinas, y tengan acceso a servicios de salud, finanzas y educación”, detalla el informe.

En cuanto a violencia sexual, el rubro peor calificado para la capital del país, se advierte que “las mujeres en esta urbe pueden enfrentarse a violencia sexual grave, la cual puede incluir violación, ataques sexuales y acoso”.

Según los 380 expertos consultados para el estudio, la Ciudad de México es la cuarta urbe en cuanto a violencia sexual, sólo por debajo se encuentran El Cairo, Sao Paulo y Nueva Delhi.

Asimismo, las mujeres capitalinas tienen acceso a servicios de salud que contemplan programas sobre educación reproductiva y disminución de la mortalidad materna, pero no son suficientes para garantizar la cobertura médica como sucede en otras ciudades analizadas.

A diferencia de las ciudades donde las mujeres no tienen derechos sobre sus actividades económicas, las mujeres en la Ciudad de México tienen buen acceso a recursos económicos tales como educación, derecho a tener propiedades, servicios financieros y cuentas de banco.

La condición de que la Ciudad de México es una de las urbes más importantes a nivel económico, ha mejorado el estatus de la mujer en el aspecto laboral; sin embargo, la brecha de géneros en cuanto a salarios, puestos de trabajo y oportunidades es aún un problema.

Por último, las prácticas culturales de la Ciudad de México permiten que las mujeres estén bien protegidas de actividades culturales que puedan violentarlas como lo son la mutilación genital, el matrimonio forzado o el infanticidio femenino.

Lo anterior, posiciona a la capital casi a la mitad de las 19 ciudades del ranking , en el noveno puesto, cuyas mujeres por cuestiones religiosas y otras prácticas limitan su actuar en ciertos cargos de la vida política, social o religiosa.

Las 5 peores ciudades para ser mujer

Por debajo de la Ciudad de México el panorama no es nada alentador.

En Latinoamérica, Lima se ubica muy cerca de la capital mexicana al posicionarse en quinto lugar, por aspectos como la ilegalidad del aborto, la tasa de embarazos adolescentes y la gran desigualdad económica que afecta las oportunidades para las mujeres.

Nueva Delhi lidera los casos de violencia y acoso sexual en el mundo, al ser considerada la “capital de la violación en India”. Según el diario Hindustan Times, durante 2016 fueron denunciadas seis violaciones en promedio cada día en esta capital, mientras que en la Ciudad de México no se rebasaron las dos denuncias diarias.

El Top 3 lo conforman El Cairo, Kinshasa y Karachi, dos de ellas con predominancia musulmana que limita el desarrollo económico, educativo y social de la mayoría de sus mujeres. Sin embargo, en Kinshasa no es la religión sino la pobreza por la que atraviesa la República Democrática del Congo, la que ocupa al 80% de sus mujeres en actividades riesgosas según instituciones financieras.

Sobre todas las ciudades, El Cairo fue nombrada la ciudad más peligrosa en el mundo para las mujeres debido a un problema multifactorial. La urbe más poblada de África tiene una economía débil, una alta tasa de desempleo y un conflicto civil que afecta las instituciones educativas, de salud y bancarias.

“La economía se ha vuelto tan mala que en los últimos dos o tres años hemos retrocedido al pensar que los problemas de las mujeres no son una prioridad”, señaló para Reuters Omaima Abou-Bakr, co-fundadora del Women and Memory Forum.

Advertisements

¿Qué te parece?