Para desgracia de un pequeño, jugar con la mascota de la casa resultó fatal para él, pues terminó con un pedazo de su cara arrancado.

A través de un video que grabaron los padres del bebé, en Nueva York, se ve cómo el infante se recarga con fuerza sobre el abdomen del perro y este, molesto, lo mordió, dejándolo sin una parte de su rostro.

El niño fue llevado de inmediato al hospital y si bien pudieron curar sus heridas, quedó con una cicatriz.

 

Advertisements