Una marcha de grupos ultranacionalistas que portaban consignas nazis y banderas confederadas finalizó en un enfrentamiento, en Charlottesville, Virginia. El gobernador ya declaró estado de emergencia, mientras que Trump dijo: “No hay lugar para este tipo de violencia en Estados Unidos”.

La polémica marcha “Unir a la derecha”, convocada por los supremacistas blancos, que se celebra hoy en Charlottesville (Virginia) se ha cobrado ya los primeros heridos en los enfrentamientos con antifascistas.

LEER MÁS Un muerto y casi 20 heridos tras atropello en Virginia

El Gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, ha anunciado a través de Twitter que se ha declarado el estado de emergencia para ayudar a las autoridades a responder ante la violencia que se esta viviendo. Además, McAuliffe ha instado a los ciudadanos a mantenerse alejados del acto, que se desarrollará en el Emancipation Park de la ciudad.

Donald Trump también ha usado la red social para condenar los choques, llamando a la unidad de todos los estadounidenses. “Todos debemos estar unidos y condenar todo lo que representa el odio”, dijo el presidente. “No hay lugar para este tipo de violencia en Estados Unidos”, completó.

_20170812184826-krh--656x437@LaVanguardia-Web.jpg
Los disturbios se han dado entre participantes en la marcha y contramanifestantes antifascistas. Se han producido agresiones, lanzamientos de botellas y se han usado aerosoles químicos, provocando varios heridos.

La concentración se celebra en protesta por la retirada de una estatua homenaje al general confederado Robert E. Lee, y después de que se produjesen enfrentamientos violentos en la víspera.

Un grupo de los manifestantes acudió en la noche del viernes al campus de la Universidad de Virginia, con sede en Charlottesville, con antorchas para celebrar la decisión de un juez federal de permitir la manifestación, lo que desembocó en choques violentos con estudiantes, en los que tuvo que intervenir la policía.

Con cánticos de “Las vidas de los blancos importan”, los manifestantes se concentraron ante una estatua de Thomas Jefferson, uno de los padres fundadores de Estados Unidos.

_20170812183131-151-krh--656x437@LaVanguardia-Web.jpg


La concentración ante la estatua de Jefferson (Stringer / Reuters)

Jason Kessler, organizador de la marcha, subrayó en un comunicado que se trata de defender la Primera Enmienda de la Constitución que protege la libertad de expresión y respaldar a “los grandes hombres blancos que están siendo difamados, calumniados y derribados en Estados Unidos”.

La marcha ha sido descrita como “el mayor encuentro de odio de su clase en décadas en Estados Unidos”, según el Southern Poverty Law Center, un grupo que investiga a los grupos que fomentan la violencia racial.

Se trata de la mayor marcha de odio en décadas

Se trata de la mayor marcha de odio en décadas (Joshua Roberts / Reuters)

Redacción La Vanguardia

Advertisements