Existe un doble discurso, “que genera que las mujeres dejen de amamantar en público, pero a través de los medios de comunicación y redes sociales se propaga que utilicen escotes o se operen para aumentar el busto”.

Toluca, Méx. – 12 de agosto de 2017. Las conductas discriminatorias hacia las mujeres que amamantan en público son un reflejo de la sociedad patriarcal mexicana, consideró la integrante del Comité Coordinador de la Especialidad en Género, Violencia y Políticas Públicas de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de México, América Luna Martínez.
Afirmó que estas acciones se incrementan con la proliferación de publicidad en la que se reitera “la condición subordinada de las mujeres, en la que se destaca que sólo están destinadas a la maternidad o a las labores del hogar”.
La también profesora e investigadora de la Facultad de Humanidades manifestó que existe un doble discurso, “que genera que las mujeres dejen de amamantar en público, pero a través de los medios de comunicación y redes sociales se propaga que utilicen escotes o se operen para aumentar el busto”.
Por otro lado, expresó que la industria de la leche en polvo también provoca que las mujeres abandonen la lactancia materna; además, sostuvo, algunas empresas e incluso, personal del sector salud, contribuyen a que se incrementen estos índices.
De igual forma, subrayó que “la leche en polvo acarrea problemas de nutrición y representa un gasto excesivo para las familias, mientras que la lactancia materna es gratis”.
La profesora universitaria aseveró que es importante fortalecer las campañas de difusión que detallen los beneficios de la lactancia materna e indicó que es pertinente que en las instituciones educativas especializadas en áreas de salud y psicología se sensibilice a los alumnos para que cuando se desenvuelven profesionalmente, defiendan la lactancia materna.
América Luna Martínez concluyó que “la lactancia está relacionada de forma directa con una adecuada nutrición para los recién nacidos y la generación de anticuerpos, pero también comprende un componente emocional sobresaliente, ya que se genera una estrecha relación con la madre”.