El caso donde se vincula a Rafael Márquez con el narcotráfico, ha recordado la muerte de un ex futbolista mexicano. Fue el pasado 1 de noviembre del 2008 cuando afuera del estadio 3 de marzo, David Magic Mendoza, jugador del Atlas y quien jugó para Chivas y Cruz Azul, fue ejecutado.

El ex futbolista fue asesinado a balazos cuando iba en una camioneta acompañado de varias personas, entre ellas Miguel Zepeda y Saúl Flores Castro, hijo de Raúl Flores Hernández, líder de una red de narcotráfico que fue vinculado por las autoridades con Rafa Márquez.

Las otras dos personas que acompañaron esa noche al Magic, de acuerdo a información de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Jalisco, eran Omar Caro Urias, hijo del fundador del Cártel de Guadalajara, Rafael Caro Quintero, y Víctor Manuel Carranza Zepeda, quien fue detenido en 2012 en Zapopan, acusado de robo a casa-habitación.

A excepción de Zepeda, quien en ese entonces solo acompaño a Mendoza al partido entre Tecos y América, los otros tres personajes aparecieron dentro del organigrama de 21 prestanombres que dio a conocer este miércoles el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que sirve a Flores Hernández para lavar dinero.