En Waukegan, en el estado de Illinois, Estados Unidos, habitan en la actualidad alrededor de ocho mil tonatiquenses, lo que convierte a dicha ciudad en una especie de “Tonatico pequeño”, refirieron migrantes de retorno, durante el Foro “La migración de retorno en Tonatico, una historia que está por escribirse”, organizado por el Centro de Investigación y Estudios en Movilidades y Migraciones Internacionales (CIyEMMI) de la Universidad Autónoma del Estado de México.

En este ejercicio, organizado a partir del proyecto del investigador universitario, Alejandro Zarur Osorio, y encabezado por la presidenta municipal, Ana Cecilia Peralta Cano, y la coordinadora del CIyEMMI, Norma Baca Tavira, tres migrantes de retorno, bilingües y binacionales, dieron sus testimonios y puntos de vista sobre las ventajas e inconvenientes tanto de migrar como de regresar.

En el Salón de Cabildos del palacio municipal, señalaron la necesidad de buscar opciones para que los oriundos de Tonatico puedan quedarse y tener una vida plena y productiva en su propio entorno.

El regreso de una experiencia migratoria, afirmaron, “no es sencillo, pues desde el momento en que vuelves te sientes discriminado, casi tanto como cuando llegamos a Estados Unidos”.

La migración hacia Estados Unidos, sostuvieron, no es recomendable y es necesario encontrar la forma para que los tonatiquenses no se vayan.

Es fundamental, expresaron, que quienes aspiran a una vida en el país del norte, entiendan que la migración “no es una carrera” y que para irse requieren forzosamente una preparación y además, enfrentarán una vida de sacrificios.

Además de evitar difundir la falsa idea del sueño americano, manifestaron, es preciso que las autoridades y la propia comunidad sean capaces de organizarse para proporcionar a los oriundos de Tonatico posibilidades reales de tener una vida mejor.

Advertisements