Un bañista de 16 años fue atacado por ‘piojos marinos’ cuando se introdujo al mar y al salir tenía los pies ensangrentados y con diminutas heridas, el pasado 5 de agosto en la playa Dendy Street, en Australia.

Sam Kanizay, nombre de la víctima, declaró ante medios locales que sintió un ‘hormigueo’ en sus extremidades, al que no le tomó importancia, pero al salir del mar estaba sangrando, por lo que su padre al percatarse del incidente lo trasladó de urgencia al hospital, ya que la hemorragia no se detenía.

El señor Jarrod Kanizay, padre del adolescente, regresó a la playa a recoger una muestra del agua, en la que aparecieron varios copépodos y los colocó en una tina con carne cruda que al instante comenzaron a devorar.

Esta especie se alimenta de las mucosas, piel y carroña de los animales marinos y habitan en cualquier zona oceánica y en grupo son peligrosos, Sam se encuentra fuera de peligro, pero permanecerá en observación.

Con información de El País

Advertisements

¿Qué te parece?