Aficionados a la astronomía y la numerología bíblica estiman que el apocálipsis sucederá el 23 de septiembre, cuando la Luna aparecerá debajo de la constelación de Virgo: la Tierra recibirá la colisión del planeta X o Nibiru.
Hay quienes aseguran que el Eclipse que sucederá en Norteamérica el 21 de agosto es un presagio porque ese día “el amanecer será oscuro, como predijo (el profeta) Isaías” y “la Luna que saldrá ese día se llama ‘luna negra'”, un fenómeno que sucede “aproximadamente cada 33 meses”.
“El nombre divino de Elohim figura 33 veces en el Génesis. El eclipse comenzará en Lincoln Beach, Oregón, el 33.º estado de EE.UU., y terminará en la latitud 33º en Charleston, Carolina del Sur. Un eclipse de semejante magnitud no ha ocurrido desde 1918; es decir, 99 años o 33 multiplicado por tres”, dice David Meade un numerólogo bíblico al Daily Star.
En cuanto a Nibiru, especialistas señalan que no hay indicios de su existencia y siempre ha sido relacionado con el fin del mundo desde inicios del siglo XXI.
Redacción 24 Horas 

Advertisements

¿Qué te parece?