El Real Madrid venció este martes por 2-1 al Manchester United en la Supercopa de Europa disputada en Skopje, Macedonia, en una partido dominado de principio a fin por los blancos, muy superiores a su rival.

El centrocampista brasileño Casemiro abrió el marcador tras cruzar con la zurda y al primer toque un pase de Dani Carvajal (25'). En la segunda parte Isco Alarcón puso el 2-0 (52'), al que replicó el belga Lukaku solo once minutos después (63').

El Real Madrid, que lleva desde el año 2000 sin perder una final internacional (cuando cayó 2-1 ante Boca Juniors en la Copa Intercontinental, ahora Mundial de Clubes), levantó su primer título de la temporada 2017-18 y la cuarta Supercopa de su historia.

El partido comenzó con un esfuerzo inicial del United que resultó estéril. El Madrid se asentó sobre el césped y apagó el ímpetu inicial del adversario bajando el balón al suelo.
El futbol asociativo de los merengues enseguida desniveló la contienda. Carvajal recuperó un despeje de la zaga inglesa para templar un balón al corazón del área que Casemiro le cruzó a De Gea al primer toque y con la zurda (25').

Los blancos apabullaron durante la primera parte con picos de posesión del 65 por ciento y moviendo la pelota de un lado a otro de la cancha, mientras los ingleses corrían desesperados y se afanaban en achicar balones.
La segunda mitad comenzó con otro gol del Madrid. Isco Alarcón, rodeado de rivales, tiró una pared con Gareht Bale, para batir por debajo a De Gea (52').

Al segundo de los blancos respondió el belga Lukaku embocando un balón que Keylor Navas, tras un latigazo del serbio Matic, no consiguió detener (63').
Pero el United no dio para más y pese a que lo intentó hasta el final, el resultado ya no se movió y la Supercopa volará hacia Madrid.