Aún con el vestido de novia puesto, una mujer arribó a un restaurante de Monterrey para pedir a los comensales que brindaran con ella, tras ser plantada en el altar.

El extraño y triste caso ocurrió la tarde del pasado sábado, causando indignación entre decenas de cibernautas y los propios clientes del lugar, quienes no dudaron en consolarla y hasta bailar con ella como si de su vals de recién casada se tratara.

Alyz Rodríguez capturó el hecho y lo difundió en su perfil de Facebook, detallando que la novia llegó sola y brindó con un vaso de refresco, pues aseguró, no toma.

Qué bueno y malo lo que acaba de pasar, dice que todos estaban en la iglesia y ella le marcó (a su novio), y le dijo el estúpido que no se iba a casar, pobrecita, yo nada más la abracé”, relató Alyz.

A pesar del trago amargo, un joven se le acercó a bailar con ella mientras charlaban sobre lo ocurrido.

Fuente: Hoy Estado de México

Advertisements