El aguacate se ha vuelto definitivamente inalcansable para la clase media y baja, toda vez que su precio a alcanzado los 90 pesos el kilo, lo que ha generado que sus ventas se desplomen hasta en un 80 por ciento.

Pedro Monsiváis Becerra, dirigente de los mercados sobre ruedas aseveró que la situación es critica, pues el incremento del producto se debe a que no hay suficiente en el país, esto ante la exportación masiva a Japón.

Incluso aseveró que el aguacate que se queda para el consumo del país es el llamado “marranilla”, es decir de la peor calidad que existe.

“Está llegando a precio de 90 pesos un kilo de aguacate Hass, lo más caro era a 28 pesos, un salario mínimo está en 84 pesos, si compras un kilo de aguacate que te cuesta 90 se te va un día de trabajo. El tomate está en 32 pesos antes estaba en 7 pesos”, dijo.

Mencionó que la gran mayoría de los productos de la canasta básica han incrementado sus precios, lo que hace que las ventas disminuyan para los oferentes.

“Dos aguacates en 40 ó 50 pesos, los comerciantes sí expenden, pero ya no se vende como antes, es rara la persona que va y lo compra porque no todo mundo tiene poder adquisitivo para hacer ese tipo de compra. Ya comprar un aguacate es un lujo”, refirió.

Fuente: El Mañana