CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Militares del llamado Fuerte Paramacay en el estado Carabobo en Venezuela se sublevaron hoy, aunque fue reducido por otra facción del Ejército, según información ofrecida por el dirigente chavista Diosdado Cabello.

Desde las cinco de la mañana se escucharon detonaciones en el interior de la base militar. La sociedad civil salió a las calles para apoyar a los militares disidentes.

El grupo de uniformados se declaró en rebeldía “para restablecer el orden constitucional”, pero el gobierno dijo que se trató de un “ataque terrorista” y la situación fue controlada por las Fuerzas Armadas.

El hecho ocurrió luego de que en redes sociales se difundiera un video en el cual unos 20 hombres vestidos de militares portando armas largas junto con un portavoz que se identifica como “capitán Juan Caguaripano” y “comandante de la operación David Carabobo”, quien dijo declararse “en rebeldía” contra “la tiranía asesina de Nicolás Maduro”. Además, afirmó que no se trata de un “golpe de Estado”.

Unos ocho de los rebeldes que ingresaron al Fuerte Paramacay fueron detenidos por funcionarios leales al gobierno de Maduro.

Reportes indican que dos personas fallecieron durante el enfrentamiento entre militares disidentes y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en el Fuerte.

Aunque se desconoce la identidad de las víctimas, se informó que éstas fallecieron en un hospital luego de ser heridas en la base militar.

El grupo de militares que se pronunció en contra del gobierno y tomó el Fuerte Paramacay, estaba compuesto por tropas activas de diferentes componentes de los cuerpos de seguridad, entre ellos policías, quienes aclararon que “esto no es un golpe de Estado, esta es una acción cívica y militar para restablecer el orden constitucional”.

El ataque fue confirmado por el diputado constituyente y alto dirigente del oficialismo, Diosdado Cabello, a través de su cuenta de Twitter, donde informó que el hecho ya había sido controlado por la FAN y aseveró que se trataba de “grupos terroristas mercenarios” de los cuales hay varios detenidos.

Horas después, el ministro de Información, Ernesto Villegas, difundió en su cuenta de Twitter una foto con el rostro de los siete detenidos por el alzamiento militar.

Villegas indicó que las autoridades venezolanas están interrogando a los detenidos quienes, según él, “están aportando datos”. El Ministerio de Defensa confirmó que los asaltantes han confesado actuar bajo contrato de la “extrema derecha en conexión con gobiernos extranjeros” y que algunos de ellos se han dado a la fuga tras robar algunas armas.

venezuela-base-militar-1078x719.jpg

En la imagen se puede observar a los arrestados con golpes en la cara. Asimismo, hubo un octavo detenido que se encuentra herido en un hospital.

En tanto, el comandante general de Ejército venezolano, Jesús Suárez, apareció en un video desde el Fuerte Paramacay, en Valencia, para decir que sus dirigidos se encontraban “júbilos de alegría porque volvió a triunfar la paz”.

Redacción Proceso

Advertisements

¿Qué te parece?