Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil, fundadores del Mercosur, decidieron este sábado de forma unánime suspender a Venezuela del bloque por “ruptura del orden democrático”.

“La suspensión de Venezuela fue aplicada en función de las acciones del gobierno de Nicolás Maduro y es un llamado para el inmediato inicio de un proceso de transición política y restauración del orden democrático”, dice el comunicado suscrito tras una reunión de los cancilleres de los cuatro países en Sao Paulo.

LEER TAMBIÉN Constituyente remueve a la fiscal general de Venezuela

l bloque comercial de países sudamericanos Mercosur suspendió a Venezuela el sábado por tiempo indefinido y exigió que el país restaure la democracia de inmediato, según un comunicado del grupo.

Además, el Mercosur sumó presión internacional al presidente Nicolás Maduro al instar al Gobierno venezolano a que desmantele la recién creada Asamblea Nacional Constituyente, un organismo dotado con poderes especiales sobre otras instituciones del Estado.

Los ministros de Relaciones Exteriores de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay anunciaron la decisión en Sao Paulo, exigiendo a Maduro que libere a presos políticos e inicie inmediatamente una transición política.

“Estamos diciendo: ¡Detengan esto! Basta de muertes, basta de represión. No es posible infligir tanta tortura al pueblo”, dijo el canciller brasileño, Aloysio Ferreira, tras la reunión de emergencia convocada por el Mercosur para tratar la situación venezolana.

El Mercosur, que no tiene potestad para expulsar al país caribeño, lo había suspendido temporalmente en diciembre por no cumplir con las normas del bloque, y ahora endureció su postura tras la controvertida elección de la Asamblea Constituyente el domingo y el arresto de varios líderes opositores en Caracas.

Naciones de todo el mundo han condenado la votación, que muchos consideran que apunta a perpetuar el mandato de Maduro.

LEER TAMBIÉN Acusan a Nicolás Maduro de inflar las cifras de la Constituyente

Si bien Venezuela posee una de las reservas de petróleo más grandes a nivel mundial, millones de personas están sufriendo por una fuerte escasez de alimentos y una galopante inflación. Violentas protestas contra el Gobierno han provocado la muerte de más de 120 personas desde abril.

Casi en simultáneo con el reporte de la decisión del Mercosur, la Asamblea Nacional Constituyente aprobó por unanimidad en su primera sesión el sábado remover a la fiscal general del país, Luisa Ortega, a quien el máximo tribunal de Venezuela a la vez ordenó enjuiciar.

Redacción El Economista 

Advertisements