Cinco meses después, Guillermo Ochoa volvió a probar las mieles de un triunfo en un partido de liga. Esta vez defendiendo los colores de su nuevo club, Standard Lieja, que tuvo que venir de atrás para darle la vuelta a un marcador adverso e imponerse al final 2-1 al KRC Genk.

El pasado 1 de marzo fue la última ocasión que el arquero mexicano, que entonces militaba en el Granada de España, ganó un juego de liga cuando, por el mismo marcador de hoy, le ganaron al Alavés en la jornada 25 del balompié español.

Esta tarde las cosas no iniciaron bien para Memo y su equipo, cuando al minuto 35, Siebe Schrijvers, en una jugada individual se quitó al defensa que lo marcaba con una “bicicleta”, se enfiló a la portería y con un disparo raso, pegado al poste, venció al ex guardameta de las Águilas del América.

Los locales reaccionaron hasta la segunda parte, pero lo hicieron de manera inmediata, y a los tres minutos del arranque igualaron el marcador gracias a un error de la defensa y a la viveza de Edmilson Junior, quien aprovechó una pelota elevada que el portero no podía detener con las manos, le ganó el salto y de cabeza la mandó al fondo al minuto 48 para hacer el 1-1.

El Standard se adueñó del juego y del balón. No tuvo mucha profundidad pero supo sacar ventaja de las pocas llegadas que generó.

Y en una jugada por la banda de la derecha, que parecía que no tenía señales de peligro, Paul-Jose Mpoku llegó solo cortando el centro del área grande y con un remate medio machucado de derecha, venció al arquero visitante para marcar el segundo gol y el de la diferencia que al final le dio su primera victoria en Bélgica a Memo Ochoa.

Advertisements

¿Qué te parece?