Los recursos que presuntamente desvió Javier Duarte en Veracruz no sólo beneficiaron a su esposa Karime Macías sino también a una mujer señalada como su otra pareja sentimental.

El ex gobernador del estado de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa pudo haber beneficiado a su presunta novia con el desvío de recursos de programas sociales en el estado que, de acuerdo con la denuncia de la Procuraduría General de la República, realizó durante su gestión.

Durante la segunda audiencia que se llevó a cabo el pasado sábado en el Reclusorio Norte, para la vinculación a proceso de Duarte de Ochoa, uno de los fiscales mencionó a Dominga Xochitl Tress Rodríguez como supuesta amante del ahora ex gobernador.

LEER TAMBIÉN Detienen Fiscalía del Estado de Veracruz a supuesta amante de Duarte

Uno de los testigos identificado como Juan José Rodríguez Janeiro, ex operador financiero de una empresa fantasma de Duarte, dijo que le pidió que se encargará de comprar una camioneta de lujo -Land Rover- y un departamento para Tress Rodríguez, quien en ese momento se desempeñaba como directora de Espacios Educativos del estado veracruzano.

Según información de El Universal, el costo de la camioneta oscila entre los 935,000 pesos y los 2.4 millones, y el departamento fue adquirido en la zona de Santa Fe, en la Ciudad de México.

El nombre de Tress Rodríguez era desconocido en Veracruz hasta 2010, cuando su esposo, el panista Gregorio Barradas, quien había ganado la elección a presidente municipal de Juan Rodríguez Lara, fue asesinado. Tras la muerte de su entonces esposo, asumió la titularidad del DIF municipal, desde donde inició una rivalidad política con Zenón Rodríguez, quien asumió el poder en lugar de su difunto esposo.

Barradas Miravete fue candidato a alcalde para el municipio de Juan Rodríguez Clara en junio del 2010 y ganó la elección, pero fue asesinado junto con su chofer en noviembre de ese mismo año.

En 2012, en las filas del Partido Acción Nacional, Tress Rodríguez inició la búsqueda de una diputación federal por el distrito de Acayucan, pero no alcanzó el respaldo y perdió la elección. En el marco de esa campaña se difundieron fotografías de ella semidesnuda, en fiestas y acompañada de Rafael Rodríguez, señalado como rival político de Barradas.

LEER TAMBIÉN Este es el corrido de la supuesta amante de Duarte, Xóchitl Tress

Un año después volvió a la búsqueda de un cargo de elección popular por el PAN, y competir para convertirse en presidenta municipal de su natal San Juan Evangelista.

Un juez federal consideró el fin de semana pasado, que había indicios suficientes y razonables para pensar que el exgobernador era la cabeza principal de una organización criminal mediante la que se transfirieron fondos públicos del gobierno veracruzano a numerosas empresas fantasma, sobre todo a través de la compra de terrenos.

Hasta que se celebre el juicio, Duarte permanecerá encarcelado en la prisión de la Ciudad de México donde se encuentra actualmente.

Según la acusación, el exmandatario desvió 1,670 millones de pesos entre el 2011 y 2016 mediante operaciones bancarias a través de al menos 38 empresas ficticias -algunas de ellas en Estados Unidos- que operaban en Veracruz, Campeche y la Ciudad de México.

Duarte, detenido en Guatemala el 14 de abril y extraditado a México el lunes, escuchó las acusaciones de los fiscales durante más de cuatro horas vestido con el uniforme de recluso y la cara muy seria, a veces jugueteando con papeles y otras con las manos entrelazadas y la mirada perdida en el techo.

Redacción  | El Economista

 

Advertisements

¿Qué te parece?