Al frente del organismo desde 2013, Bach resolvió contrarrestar la escasez de ciudades candidatas con un paquete de medidas publicado en diciembre de 2014 bajo el nombre "Agenda-2020", con el que buscaba principalmente reducir los costes de organización de los Juegos.

La propuesta no terminó de funcionar y tres de las candidatas para acoger el evento de 2024, Hamburgo, Roma y Budapest, fueron renunciando una a una, siendo el rechazo popular el principal motivo. También Boston -sustituida por Los Ángeles- arrojó la toalla. Las ciudades de París y Los Ángeles alcanzaron un acuerdo para que la capital francesa organice las Olimpiadas de verano de 2024 y la ciudad californiana las de 2028. Esto supone por encima de todo una victoria del Comité Olímpico Internacional (COI).